Ministerios Elohim

Acontecimientos antes del Arrebatamiento 2a parte

Regresar al Menu Principal          Regresar al Menu de Estudios          Ir a Estudio Siguiente>>


 

ACONTECIMIENTOS ANTES DEL AREBATAMIENTO: 2 PARTE

 

 

 

 

ACONTECIMIENTOS A FAVOR DE LA IGLESIA.

 

1.- LA CONSAGRACION

Todos los llamados de mi nombre para gloria mía los he creado los formé y los hice, (Isaías 43:7). Este texto de la Biblia nos enseña que nuestro Dios nos formo y nos hizo, y a su creación le dice para gloria mía los hice, Y Dios  no comparte su gloria con nadie. No es que Dios sea egoísta, no puede ser egoísta por que no hay otro Dios, el es el único y todas las creaciones son de el, por que por el, para el y en el subsisten todas las cosas. (Colosenses.1:17.) Consagrar es hacer sagrada una cosa o persona: por ejemplo los sacerdotes, se consagraban a Dios. Otro ejemplo, un culto debe consagrase a Dios.

 

Uno de los puntos doctrinales que nuestro Dios ha establecido para toda sus creaciones celestiales y terrenales en todos los tiempos y en todas las edades, y que permanecerán vigentes por los siglos de los siglos; es la consagración. Todos los hijos de Dios y criaturas de Dios, que han caído de la gracia a la desobediencia y que se han apartado y alejado de Dios, es por que no quisieron consagrarse a Dios, o los  aburrió la consagración, si es que la experimentaron algún día, consagrarse a Dios es darse, entregarse, es negarse así mismo, es el ya no vivo yo, es el mi vida esta escondida en Dios y en su Cristo, es el vivir rendido a la voluntad de Dios, es el apartarse para Dios, es el dedicarse a Dios. La santidad en el pueblo de Dios, quiere decir apartados para Dios, pero no se puede apartar ni santificar una cosa, una persona, o una iglesia que no se consagra a Dios, dedicada a Dios.

 

Este es uno de los puntos doctrinales más fuertes, si es que no es el mas fuerte, por que toda la doctrina se encierra en la consagración a Dios. Por eso Dios mismo se hizo hombre, y dio su vida por los pecadores que han sido salvos y se van a salvar para tomarlos para el, para apartarlos para el, para llevarlos con el, todo esto se encierra en: para consagrarlos a el.

 

Sinceramente la consagración es eterna, la consagración no es la santidad, por que sin santidad nadie vera al Señor. (Hebreos.12:14). La consagración es primero, para ganar lo otro: SANTIDAD A JEHOVA. Todos los que se consagran a una cosa siempre triunfan, vencen, ganan, prosperan, por su dedicación, dedicarse es consagrarse. Los estudiantes que se dedican y se consagran a ciertos deportes, lo logran, logran el triunfo, la corona, etcétera.  Los comerciantes, los empresarios, los negociantes logran su progreso en sus empresas o negocios, por que dedicaron tiempo, vida, se consagraron hasta lograr. Y no lo lograron por que fueron grandes o son grandes, no, sino por que a eso se dedicaron, entregaron su vida y su tiempo.

 

Por eso dice el Señor: Bienaventurado el que medita en la palabra de Dios, dice que todo lo que hace prosperara. (Salmos.1:2-3) ¿Por qué?  Por dedicarse, consagrarse de día y de noche. Esto la mayoría de los hijos de Dios, del pueblo de Dios, de los siervos, colaboradores, obispos, ministros de Dios, no lo han podido lograr, por que les hace falta y les faltó la determinación, el valor, el poder de negarse así mismos, para poder agradar a Dios en todos sus caminos; les faltó y les falta dedicación, consagración a Dios, por eso el Señor dice: que no se puede servir a dos señores, por que agrada a uno pero desagrada al otro. (Mateo.6:24.) Por eso hay fracaso en los matrimonios, el Señor lo dice con toda claridad, la casada tiene cuidado de las cosas del mundo de cómo agradar a su marido (1 Cor. 7:34). Cuando una mujer casada, se dedica a agradar a su marido, atenderlo y ser ayuda idónea, lo conquista, de igual manera los casados, lo que quiero decir es, que cualquier persona que se dedique a dar su tiempo y su vida, a lograr algo, lo logra, no importa cual sea su propósito que se propone.

 

Por eso no se ve el amor, el gozo, la paz, la fe, la santidad, el poder, ministros del Espíritu, el respaldó de Dios, por eso hay mas debilitados, desánimos, estancamientos, etcétera; por no haber consagración y por  tomar la Santa Cena indignamente.

 

El cristianismo no disfruta de Dios, por que no se consagran a Dios, y vive compartida su vida en varias cosas diferentes. Dios nos quiere por completo, especialmente a nosotros que le servimos, no podemos llevar, conducir a nuestros hijos, a Dios, ni a la iglesia del Señor, si nosotros que tenemos el segundo llamamiento para servir no vamos por delante. O nos consagramos y damos la vida y nuestro tiempo por completo a Dios, o nos engañamos a nosotros mismos, a  la familia y a la iglesia.

 

Cristo es nuestro ejemplo de consagración y al nacer de nuevo y ser de él, nos quiere consagrar junto con él, para darnos la imagen de él. Jesús dijo en Juan 4:34. Mi comida es hacer la voluntad del que me envió, y acabe su obra. Pablo decía en Gálatas 4:19 “Hijitos míos por los cuales sufro dolores de parto” Y en Juan 17:4 dice: Yo te he glorificado en la tierra; e acabado la obra que me diste que hiciese. ¿Será que tu y yo podemos decir Señor te estamos glorificando en la tierra; estamos haciendo tu obra?

 

2.- LA UNIDAD DE LA FE.

Existe una fe común que une a todos los cristianos, en la salvación y vida eterna, al creer en Cristo Jesús y ser justificados por fe. El Señor dijo: Yo vine para que tengan vida, ésta es la salvación que el ofrece al creer en El, pero sigue diciendo y vida en abundancia; esa es la vida que nos lleva a un avivamiento espiritual y que nos lleva hacia la perfección del alma y del espíritu y que nos hace disfrutar de la gracia, de la gloria y de las victorias, hacia como del crecimiento espiritual, que el Espíritu Santo da a los que no se quedan conformes solo con la salvación ( vida ) sino que por medio de la enseñanza (doctrina) apostólica, la cual es la doctrina de Cristo, nos lleva a la madurez,  sintiendo y hablando lo mismo 1 Corintios 1:10  Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer”.

 

Esta es la unidad de la fe, los que disfrutamos de lo mismo, de gracia en gracia, de gloria en gloria, y  de victoria en victoria, en la unidad de los que creemos en la misma doctrina y compartimos la misma visión, guianza y revelación del Espíritu Santo. ¡Amen y amen!

 

3.- EL SEÑORIO DE LA  IGLESIA SOBRE TODO

Señorío quiere decir dominio o mando sobre personas, reinos o territorios. Dios le delegó a Adán un señorío, un poder, una autoridad, de tal manera que hasta sobre el tiempo se enseñoreaba, no había tiempo para el. La serpiente fue enviada por Satanás y cuando hace que Adán desobedezca a Dios le arrebata el señorío.

 

El primer Adán que Dios formó, Dios quería que gobernara sobre todas las cosas, sobre las aguas, y sobre la tierra, y todas las criaturas que en ellos existían y aun sobre todas las cosas habidas y por haber. Ya vimos la palabra que Dios dice: hagamos al hombre y que señoree sobre todo. Pero el primer Adán lo pierde todo por causa de la desobediencia, pierde su gozo espiritual, pierde su moral divina, pierde la imagen y semejanza de Dios, cambia su mentalidad ya que cambia su divinidad y su cuerpo se debilita y se enferma por causa del pecado. El primer Adán, el cual fue el primer ser viviente, tenía poder, autoridad, propiedades espirituales, señorío, sobre todo lo que existía dentro del huerto.

 

 

 

 

 Dios le dio varios derechos como hijo que era de El:

 

  1. Se enseñoreaba del reino animal.
  2. Se enseñoreaba del reino espiritual.
  3. Se enseñoreaba del reino humano.
  4. Se enseñoreaba del reino mineral
  5. Se enseñoreaba del reino vegetal.
  6. Se enseñoreaba de todo lo que le rodeaba (Tierra) (1 Pedro 2:9)
  7. Tenía un lenguaje celestial.

 

Todos sabemos que hay un solo Señor, ¡la Gloria sea a el! pero el nos busca y nos llama, para delegarnos las virtudes necesarias para desarrollar nuestro ministerio por eso se nos dice que somos: real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido para anunciar las virtudes, esto es los poderes de aquel que nos llamo de las tinieblas al reino de la luz (1 Pedro.2:9).

 

Todos los que estamos en la luz de Dios, debemos de enseñorearnos de las tinieblas del diablo. Ejercer autoridad es, ordenar, es mandar, ejercer el ministerio es servir, es vivir para los demás, es enseñar a los hombres como pueden mejorarse en todo lo que hagan, en su manera de vivir.

 

Es ver de arriba hacia abajo es verse mejor que los demás en las manos de Dios, es comprender, que para otros lleguen a estas alturas, es necesario que pasen por muchos caminos escabrosos, de sufrimiento, de pruebas, de experiencias de firmeza, en medio de tribulaciones, de constancia en medio de dudas y ataques.

 

El señorío del cristiano es el premio a la paciencia y a la fe, que nos ha acarreado una esperanza que se nos ha convertido en vida, y vida en abundancia. A Jesús, tuvieron que decirle mi Señor cuando se dieron cuenta que verdaderamente era el Hijo de Dios (Juan.20:28). Desde luego que estamos concientes que pecaríamos si quisiéramos compararnos con el Señor, y tomar el lugar que a el le corresponde pero la Biblia dice que así como trajimos la imagen del primer Adán también traeremos la imagen del segundo Adán (1 Cor.15:49).  El Señor dijo que cosas que el hizo también nosotros las haríamos.

 

En esta tierra a muchos hombres, por respeto a ellos se les dice señor fulano, señor sultano; al dar esta enseñanza  no pretendemos que se nos diga señores, pero si enseñamos que debemos enseñorearnos de las huestes infernales, debemos enseñorearnos del pecado (Rom.6:14). Los vamos a gobernar a ellos y ellos no se enseñorean de nosotros, repetimos que enseñorearse, es estar sobre ellos, gobernarlos, sobreponiéndonos, ese es el señorío al que nos estamos  refiriendo demostrar que somos superiores, no se le dice señor a un niño, no se le dice señor a un joven, se le dice señor a un hombre maduro de experiencia, y es plan del señor que nosotros tengamos señorío sobre todas las cosas.  Gobernando, ordenando, demostrando que todo lo podemos, ese es el señorío, saber que hacer en el día malo y en el día bueno, enseñorearnos contra todo lo malo, demostrar que somos superiores, demostrar que verdaderamente, hemos recibido una jerarquía espiritual y no solo decir, sino demostrar que todo lo podemos en Cristo que nos fortalece (Fil.4:13) Por eso nuestro Jesucristo es Señor de señores, Rey de reyes y Dios de dioses, y siervo de siervos (Apoc.17:14) y podemos decir todos los que estamos en este proyecto, todo  lo podemos en Cristo que nos fortalece.

 

 

 

 

 

 

 

4.- LA MANIFESTACION DE LOS VERDADEROS MINISTROS DEL ESPIRITU

 

2 Cor. 3:6. El cual así mismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto, no de la letra, si no del Espíritu; por que la letra mata, mas el Espíritu vivifica

 

Los verdaderos ministros del Espíritu  necesitan demostrarse con:

  1. Imagen de Cristo
  2. Semejanza de Dios (parentesco divino)
  3. Ministros con unción del Espíritu
  4. Llenura del Espíritu (plenitud)
  5. Carácter ministerial
  6. Ministros del Espíritu con Calidad espiritual y moral.
  7. Liderazgo espiritual.
  8. Respaldo de Dios.

 

Ya pasaron los tiempos de las casualidades y de las improvisaciones. Estamos viviendo los tiempos en que Dios está sacando a la luz todas las cosas, aunque los que predican por negocio, por envidia, por competencia y por disensión (Fil.1:15-16) seguirán manifestándose, pues están programados para hacerle daño a los rebeldes, a los desobedientes y a los soberbios, quienes juntamente con ellos se estarán engañando, pero la gente sincera, la gente que ama y teme a Dios, el Espíritu mismo se encargará de sacarlas de esas congregaciones y será llevados a los pastos verdes y a las aguas de reposo (Ezequiel.34:13-14). Los verdaderos ministros del Espíritu deben tener estas ocho características por que así lo demanda la verdad de Dios.

 

a.-Imagen de Cristo:

La imagen nos da la característica de Cristo como el se presento a la tierra, como niño, como hombre, como hombre ungido y como hombre resucitado, glorioso. Los ministros deben saber que tienen que tener la experiencia de ser niños espirituales, que deben entrar en un proceso de crecer hasta llegar a ser ungidos, sabedores que para eso fueron escogidos; y después dejarse guiar por el Espíritu, para servir de gracia en gracia y de gloria en gloria, deben de crecer y madurar de tal manera que llegue a pensar como Cristo pensó, hablar y actuar como El.

 

b.-Parentesco divino (Ministros con semejanza de Dios):

Los ministros deben tener parentesco divino, por eso es necesario el nacer de agua y del Espíritu, esto es el nuevo nacimiento espiritual (Juan.3:3-5). Ministros engendrados por Dios mismo, sellados por su Espíritu, apartados y santificados, ganando el privilegio de ser registrados en el reino de Dios, como hijos legítimos y siervos del Señor. Ministros con parentesco celestial, linaje escogido (1 Pedro2:9) Dios dijo: Hagamos al hombre a nuestra imagen y conforme a nuestra semejanza (Génesis.1:26), El primer hombre, Adán, perdió esa imagen y esa semejanza, la cual ahora existe en la nación santa por medio de Cristo en la nación santa por medio de Cristo y del Espíritu Santo. Una semejanza de Dios, no al nivel de él, pero si de su esperma, de su Santo Espíritu, de su divinidad, de su santidad, concientes que Dios nos engendro y que verdaderamente somos sus hijos.

 

c.-Ministros con unción del Espíritu:

La unción del Espíritu  también se recibe de una manera gradual, la Biblia dice que Dios no da su Espíritu con medida (Juan.3:34) Esto quiere decir que la obra del Espíritu Santo desde que empieza a hacer esa buena obra la va perfeccionando hasta el día de Jesucristo.

 

La unción, en los verdaderos ministros del Espíritu va en un proceso de crecimiento, de más a mas, por que al que más tiene más se le dará (Mateo.25:29).

 

La unción del Espíritu, da revelación de los misterios de Dios, da el poder, da revestimiento de Dios, da la guianza de Dios, da la cobertura de Dios, da la altura del varón perfecto, da la plenitud de Cristo, da el privilegio de acercarnos cada día mas y mas a Dios y de servir con poder.

 

 

d. Llenura del Espíritu (plenitud):

Llenos del Espíritu es estar sumergidos en la unción del Espíritu, y solo los que viven en una verdadera y completa comunión con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, esto es convertirse en personas espirituales; todos los que tienen un verdadero ministerio (Ministros del Espíritu) deben de saber y estar concientes que son verdaderas personas espirituales.

 

Ser lleno del Espíritu, es semejante a mantenerse en la plenitud de Cristo, ser lleno del Espíritu es dejarse mover por el Espíritu Santo, es dejarse guiar, es dejarse usar, es pensar siempre en el Señor, es hablar siempre del Señor, es vivir en el Espíritu y es andar siempre en El y por el Espíritu.

 

e.-Carácter ministerial.

Los ministros del Espíritu deben tener carácter espiritual y moral. El carácter ministerial es algo que no se debe de descansar hasta alcanzarlo y lograrlo, pues es parte de alcanzar la altura del varón perfecto, el varón maduro, el varón que sabe, el varón que conoce, el varón que no ignora., que no menosprecia, el varón que no es indiferente. El carácter da personalidad, el carácter da presentación, cuando aprendamos a tener carácter vamos aprendiendo a tener ética ministerial. Cuando nos dedicamos a conocernos a nosotros mismos y reconocemos lo bueno y lo malo que tenemos en nosotros, y nos ministramos para perfeccionarnos y agradar al que nos mueve, entonces vamos hacia la excelencia ministerial.

 

Tener carácter ministerial es tener las características del Dios trino.

 

v  Del Padre: paternidad, amor, justicia, misericordia, autoridad.

v  Del Hijo: amor,  servicio, humildad, mansedumbre, paz, fe, verdad, obediencia, mentalidad positiva, moralidad, limpia conciencia, sufrimiento.

v  Del Espíritu: santidad, dones, revelación, sabiduría, dirección, guiaza, inteligencia, poder, doctrina, enseñanza, etc. 

 

f.-Ministros del Espíritu con calidad espiritual:

Ahora dicen en las denominaciones religiosas que tienen apóstoles, profetas, evangelistas, pastores, maestros, y tienen de todo, según ellos. Pero esta calidad espiritual que a grandes rangos hemos explicado es muy difícil verla en los que se dicen ser siervos del Señor. Si los miembros de esas congregaciones conocieran esta doctrina, creo que exigirían que se manifiesten las señales de un verdadero ministro del Espíritu. Por eso siempre decimos, que a Dios le agrada la calidad y no la cantidad, Buscar la calidad espiritual es buscar lo mejor, lo demás precio, lo que es mas verdadero, mas real; La calidad espiritual da rango, da jerarquía, da respaldo divino y deseo de conocer mas de Dios, para que el se manifieste mas a través de nosotros.

 

La presencia de Dios, es de tal manera en esta dimensión espiritual que necesitamos evidencias de que verdaderamente estamos con Dios y Dios esta con nosotros. Creo que todos los que estamos creciendo y madurando deseamos ver esas señales que siguen a los que creen; y entre todos están por delante los que reciben un verdadero ministerio.

 

Los verdaderos ministros del Espíritu, serán respaldados a la medida de su fe y a la medida de los planes de Dios, por eso la prioridad de estos ministros debe ser, hacer la voluntad de Dios, agradar a Dios en todo lo que hacen respetar la presencia de Dios que hay en su vida interna, purificarse mas y mas, en espíritu, alma y cuerpo, para ser dignos de ese ministerio.

g.-EL LIDERASGO ESPIRITUAL

Filipenses.3:17. Hermanos sed imitadores de mi, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros.

 

Tito.2:7-8. Presentándote tú como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza mostrando seriedad, palabra sana e irreprochable, de modo que el adversario se avergüence, y no tenga nada malo que decir de vosotros.

 

Cuando hablamos de lideres, hablamos de personas que pasan por delante, en cualquier área de la vida en esta tierra.  Ejemplos: hay líderes políticos, líderes estudiantiles, líderes en los deportes, líderes en la maldad (que dirigen bandas, mafias). Todo aquello que se realiza en esta vida; se hace  a través de líderes; en el reino de las tinieblas y en el reino de la luz.

 

Aunque en el reino de las tinieblas, no es a través de un buen ejemplo que los líderes conducen a los que les siguen, (pues vemos a líderes políticos llenos de odio, rencor, envidia, violencia, incitando a la rebeldía, y aun así la gente los sigue; por que son ciegos siguiendo a otro siego). Estos líderes ciegos guían hacia la muerte y destrucción,  con amenazas, con ejemplos de maldad, (los malos siguen a uno más malo, un violento respeta a uno mas violento).

 

Pero en este caso estamos refiriéndonos a un liderazgo en lo espiritual, en lo referente a las cosas divinas, a las cosas celestiales, a los que conducen a la gente hacia Dios, personas que han demostrado, a través del tiempo, de sus logros, de sus hazañas, virtudes, capacidades, autoridad, jerarquía, etc. Ser superiores, ser más capaces, dignos de ser lideres, guías, personas que pueden mostrarle el camino a otros, que pueden  decirle a otros como hacer las cosas, (decirles así se hace).

 

Cuando hubo necesidad de  elegir diáconos, los apóstoles dijeron que estos deberían de ser, de buen testimonio, llenos de sabiduría y del Espíritu Santo, (hechos.6:3) por que en el reino de la luz no se puede servir de cualquier manera, sino con temor y temblor por eso Pablo le dijo a Timoteo que lo que había recibido se lo encargara a hombres fieles, que fueran idóneos para enseñar también a otros. (2 Tim.2:3)

 

Para ser lideres en el reino de la luz, se necesita alcanzar la dignidad, el carisma de ser usados para conducir a la gente, hacia la verdad de Dios, y que Dios mismo respalde esa obra que estemos haciendo.

 

h.- EL RESPALDO DE DIOS

Dios no respalda a cualquiera, El lo dice claro en Juan.14:21. El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ese es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amare, y me manifestare a él. No se manifiesta (Respalda) al que no le ama, y amar a Dios es obedecerle. El dice por que me llamas Señor y no haces lo que te digo. El respalda a sus siervos, sus ungidos; El no tiene compromiso con el que no se compromete con El.

 

Dios jamás falla, cuando algo sale mal, o no prospera es que Dios no se esta agradando de la obra que ese  ministro esta haciendo. Por que una de las virtudes que caracterizan a Dios es que es infalible; jamás falla, el que lo busca le halla, el que le toca le abre, el que pide recibe.

 

Seamos pues sinceros con el Señor y tendremos su respaldo, y se cumplirá en nosotros lo que dice el Salmo.1:1-3. Bienaventurado el varón que medita en la ley de Jehová de día y de noche, y en ella esta su delicia, será como árbol plantado, junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace prosperara.

 

 

5.- EL AUMENTO DE LA UNCION DEL ESPIRITU.

En los últimos  días antes del arrebatamiento de la iglesia es así, por dos razones:

 

  1. Porque la maldad se aumentara, y de ser posible el amor de muchos  que aman al Señor se enfriara.
  2.  Entonces es necesario tener mas de Dios, ser lleno del Espíritu, y que la unción del Espíritu se aumente, porque la unción nos da mas revelación. Mas guiaza, mas visión, mas poder, mas cobertura del Espíritu, mas formación de Cristo en nuestra vida interna, mas ética ministerial, mas liderazgo espiritual, mas consagración, mas santidad, mas riqueza espiritual y moral, mas sabiduría de lo alto, y los siete espíritus de Dios que nos capacitan para tener y desempeñar un ministerio glorioso en los últimos días, será una señal gloriosa de los verdaderos ungidos de Elohim.  Yo dije dioses sois. Salmo 82:6  Vosotros sois dioses y todos vosotros hijos del altísimo.”

 

6.- LA GLORIA DE DIOS SOBRE LA IGLESIA

Es necesario que se manifieste en los últimos días. Porque es una cobertura de protección, de amor, de identidad.  El que habita al abrigo (gloria) del Altísimo, morara bajo la sombra (gloria) del Omnipotente. Jesús dijo: La gloria que me diste Yo les he dado para que sean uno así como Tú y Yo somos uno. Juan 17:22.

 

La verdadera Iglesia, es una, bajo la misma cobertura del Altísimo Dios, del Eterno; el que esta en Mi y Yo en él pida lo que quiera y le será dado.

 

La gloria de Dios  es su santa presencia en nosotros, de una manera real, por eso podemos oír, creer, obedecer  y vivir en la verdadera doctrina de Cristo.

 

Porque el que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá (la gloria) si la doctrina es del Padre Dios. El Señor Jesucristo, nos trajo la gloria del Padre, su propia gloria y la gloria del Espíritu; la iglesia que se va en el arrebatamiento esta siendo preparada, diseñada, para irse gloriosa en la gloria de Dios.

 

7.- LA RESTAURACION DE LA DOCTRINA.

La verdadera doctrina de Cristo, esta siendo restaurada, porque la Iglesia no ha podido consagrarse, rendirse por completo, no se ha negado, no ha tomado su cruz diariamente, no ha estado en el mismo sentir de Cristo, que aprendió a dejar su trono y vino a humillarse.

 

La doctrina de los hombres, las herejías, las blasfemias, el torcer las Escrituras, las teologías, las denominaciones religiosas, no han dejado ver ni entender, ni creer, en la doctrina apostólica. Les lastima el corazón, sus oídos,  y su vida a los que han hecho y quieren hacer sus propios reinos, cuando se les habla de la doctrina apostólica, la cual es la doctrina de Cristo.

 

Si al dueño de la casa (doctrina) lo desecharon cuanto mas, serán despreciados los siervos del dueño de la casa, por eso la verdadera doctrina tiene que ser restaurada, porque el anticristo, se levantara con señales y prodigios mentirosos, y engañaran de ser posible a los verdaderos creyentes de Cristo, pero los ungidos del Espíritu Santo, también nos levantaremos con señales, prodigios, milagros y maravillas, que seguirán a la palabra ungida es decir a la verdadera doctrina ¡¡aleluya!!

 

Gloria a nuestro gran Dios, porque lo que el se propuso hacer, nadie se lo podrá impedir y así será. ¡Amen!

 

Balaam quiere decir  devorador, glotón, profeta gobernado por Balac, (devastador), Para maldecir a los Israelitas.  Y ese espíritu se metió entre la iglesia primitiva, y quiere hacerlo en la Iglesia de este tiempo, de hecho que lo esta haciendo en algunos que se dicen ser cristianos, porque maldicen a los verdaderos hijos de Dios, pero rechazamos eso en el nombre de Jesús.

 

Muchas iglesias que no quieren obedecer la doctrina apostólica serán devastadas, y devoradas porque el que mata, hurta, y destruye, ese espíritu se meterá en muchos falsos profetas que andan sueltos y desordenados.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

INVESTIGADO Y ELABORADO POR: LOS CINCO MINISTERIOS DE LA IGLESIA DE CRISTO EN RESTAURACION “MINISTERIOS ELOHIM”.

 


Regresar al Menu Principal          Regresar al Menu de Estudios          Ir a Estudio Siguiente>>


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=