Ministerios Elohim

El Futuro de los Siervos de Dios

Regresar al Menu Principal          Regresar al Menu de Estudios          Ir a Estudio Siguiente>>


 

EL FUTURO DE LOS SIERVOS DE DIOS

 

Ninguna arma forjada contra ti prosperará,  y condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio.  Esta es la herencia de los siervos de Jehová,  y su salvación de mí vendrá,  dijo Jehová. Isaías 54:17

 

INTRODUCCION:

En todas las creaciones de Dios, no sucede absolutamente nada que Dios mismo no lo permita, todo esta en las manos de Dios.  

      … y bendije al Altísimo,  y alabé y glorifiqué al que vive para siempre,  cuyo dominio es sempiterno,  y su reino por todas las edades. Todos los habitantes de la tierra son considerados como nada;  y él hace según su voluntad en el ejército del cielo,  y en los habitantes de la tierra,  y no hay quien detenga su mano,  y le diga:   ¿Qué haces?  Daniel 4:34-35.

 

Acerca de los siervos de Dios ya sabemos que Dios es el que los llama, los capacita, los prepara, los envía y los respalda; pero en esta oportunidad no vamos hablar del llamamiento, ni de la capacitación, ni del envío, aunque el respaldo tiene algo que ver con el futuro del siervo.

 

TEMA:

Al hablar del futuro de los siervos de Dios tenemos que mencionar herencias, respaldo de Dios y futuro.

  1. Las herencias: Porque somos coherederos juntamente con Cristo de todas las cosas y eso nos señala un futuro eterno.
  2. El respaldo de Dios: Pues dentro de nuestro futuro terrenal y en el sistema de este mundo, como siervos del Dios altísimo, dentro de nuestro futuro esta el respaldo de Dios.

 

Existe un programa de Dios para que cada servidor ya sea hombre o mujer, cumpla con un siclo o siclos de servicio, esto es  una etapa o etapas de servicio.

 

En este estudio debemos de notar que no estamos mencionando acerca de nuestra posición  como hijos de Dios. Ya sabemos que somos hijos de Dios, pero somos hijos de Dios que estamos sirviendo en una condición donde no se ha manifestado lo que hemos de ser,  1 Juan 3:2   Amados,  ahora somos hijos de Dios,  y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser;  pero sabemos que cuando él se manifieste,  seremos semejantes a él,  porque le veremos tal como él es. Podemos decir entonces que estamos en la condición en que estuvo el Señor Jesús como hombre sirviendo a Dios el Padre. Hebreos 5:8-9. Y aunque era Hijo,  por lo que padeció aprendió la obediencia; y habiendo sido perfeccionado,  vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen.

 

El Señor Jesucristo siendo Dios no escatimo el ser igual a Dios sino que estando en la condición de hombre se humillo y se hizo siervo (tomando forma de siervo), por eso dice Mateo 20:28  Como el Hijo del Hombre no vino para ser servido,  sino para servir,  y para dar su vida en rescate por muchos. El padeció y aprendió la obediencia y fue perfeccionado.

 

Esa es la escuela que le dejo a sus siervos, a los que iban a ser llamados para servir. Nos mete a la universidad del Espíritu Santo y nos dice: aprended de mí que soy manso y humilde de corazón. Mateo 11:29 Llevad mi yugo sobre vosotros,  y aprended de mí,  que soy manso y humilde de corazón;  y hallaréis descanso para vuestras almas.

 

Ese es el verdadero futuro de los siervos de Dios, que aunque somos hijos tenemos que:

1.- Padecer. (Esforzados, valientes, dispuesto, apartados, dando la vida).

2.- Aprender. (Obediencia, justicia, verdad, rectitud).

3.- Ser manso. (Templados y fuertes).

4.- Ser humildes de corazón. (No altivos,  2 Timoteo. 2:24 Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso,  sino amable para con todos,  apto para enseñar,  sufrido).

5.- Ser perfeccionado. (Espíritu de sabiduría, de revelación, de conocimiento y de poder)

6.- Servir. (Atalayas y dar frutos).

7.- Guardar la palabra (purificados).

 

Ninguna arma forjada contra nosotros prosperará, los siervos de Dios van a ser protegidos de todo mal y revestidos con la armadura de Dios y el Espíritu Santo se derramara en ellos. Esto no quiere decir que no abran días malos, para eso es la armadura de Dios, para poder resistir en el día malo. Efesios 6:13. Por tanto,  tomad toda la armadura de Dios,  para que podáis resistir en el día malo,  y habiendo acabado todo,  estar firmes.

 

También el enemigo mientras estamos en la condición de hombres y (mujeres) seguirá atacando y en esta área es mucha la protección que se nos promete, por ejemplo, Salmo 34:7  El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y  los defiende. Esto el Señor lo hace, pero nos dice como hacerlo también.   Efesios 6:11.  Vestíos de toda la armadura de Dios,  para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.

 

Este es un futuro de los verdaderos siervos de Dios, estar firmes, estables y nuestro futuro se afirma  y se asegura; podemos decir que tiene garantía. Tenemos un futuro garantizado en las promesas y en la presencia de Dios. El dice yo estaré con vosotros donde quiera que vayan. Josué 1:9. Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente;  no temas ni desmayes,  porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas. En el verso 5 dice: Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida;  como estuve con Moisés,  estaré contigo;  no te dejaré,  ni te desampararé. Mateo 28:20 Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado;  y he aquí yo estoy con vosotros todos los días,  hasta el fin del mundo.   

 

Pudiéramos explicar más sobre esto, pero solo dice que Jehová (Cristo Jesús) es nuestro pastor y nada nos faltara, esto es palabra y promesa de Dios. Me es necesario explicarlo así por que la mayoría de los que han  dicho que sirven a Dios han desmayado por no haberle creído a Dios, o por que nunca fueron llamados a servir, por que otra parte del futuro es: padecer, sufrir por causa del Señor y de la verdad, por eso dice el Señor: En Romanos 8:18 Tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.

 

Si preguntamos  ¿Quiénes quieren reinar con Jesús el rey? Creo que todos decimos ¡amen!   ¿Cuántos queremos la gloria del Señor en nuestras vidas? ¡Amen!, pero si preguntamos ¿Cuántos están dispuestos a padecer por causa del Señor? El señor lo dijo: El discípulo no es superior a su maestro;  más todo el que fuere perfeccionado,  será como su maestro. Lucas 6:40. También a vosotros se los van hacer.

 

Juan 14:12  De cierto,  de cierto os digo: El que en mí cree,  las obras que yo hago,  él las hará también;  y aun mayores hará,  porque yo voy al Padre. Esto quiere decir que el iba a delegar una autoridad con jerarquía a sus siervos, pero también dijo que lo que el sufrió por nosotros debemos sufrirlo por El y por los demás.

 

      El futuro del Señor Jesús en la tierra y los acontecimientos que el vivió, son los mismos que vamos a experimentar los verdaderos siervos de Dios, lo que pasa que en la Biblia ya no aparecemos nosotros de una manera individual, sino solo como cuerpo de Cristo y como iglesia, pero otro ejemplo lo tenemos con el apóstol Pablo Hechos 9:15-16 El Señor le dijo:  Ve,  porque instrumento escogido me es éste,  para llevar mi nombre en presencia de los gentiles,  y de reyes,  y de los hijos de Israel; porque yo le mostraré cuánto le es necesario padecer por mi nombre.

 

 

Si leemos el evangelio de Juan l5:16 No me elegisteis vosotros a mí,  sino que yo os elegí a vosotros,  y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto,  y vuestro fruto permanezca;  para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre,  él os lo dé. Si somos verdaderos siervos del señor entonces somos instrumentos escogidos “elegidos” para llevar su nombre en presencia de la gentilidad, se tiene que ver el fruto de esa manifestación de que esta con nosotros y como nos sostendrá, dándonos lo necesario para que no decaiga nuestro animo.

 

      El futuro es que los talentos se multipliquen y permanezcan firmes y fieles, esto es la prosperidad de lo que habla la santa escritura para los verdaderos siervos de Dios, de otra manera  nos preocuparía mas lo terrenal, lo material, lo económico y la sociedad, que lo espiritual, y aun estando en la tierra la visión de los siervos del Señor puede ser espiritual, hacia arriba, es buscar las cosas de arriba donde esta Cristo sentado, no lo de la tierra Colosenses. 3:1-2. Si,  pues,  habéis resucitado con Cristo,  buscad las cosas de arriba,  donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba,  no en las de la tierra.

 

El futuro en la tierra es: cumplir con la función para lo que fuimos llamados, escogidos y elegidos, alcanzar aquello para lo cual fuimos alcanzados.

 

  1. Ser agentes de Dios aquí en la tierra.
  2. Ser canales de Dios donde fluya su rió.
  3. Ser embajadores de la cultura divina.
  4. Ser autoridad delegada para ordenar al enemigo del hombre para que retroceda y lo deje libre.
  5. Ser atalaya y dar a conocer al Dios viviente y al cordero de Dios que quita el pecado del mundo.
  6. Ser verdaderos sacerdotes que intercedan y bendicen al pueblo, la familia de Dios.
  7. Ser testimonio vivo como hijos de luz, como la sal de esta tierra demostrando la bendita prosperidad de la riqueza que el nos trajo.

 

 

CONCLUSION.

El fututo de los siervos del Señor aquí en la tierra conlleva una predestinación:

1.- Llamados, escogidos y elegidos.

2.- Para padecer por causa del Señor y del evangelio.

3.- Ser atalaya y dar a conocer a Dios y la verdad de Dios.

4.- Llevar fruto y ver que su fruto permanezca

5.- Ser protegido por Dios de toda arma que se forje en contra de ellos, Dios mismo los defiende.

6.- Reciben armas para defenderse

7.- Reciben poder y autoridad para deshacer las obras del diablo y rescatar lo que a Dios le pertenece.

 

El futuro es llegar a ser coheredero juntamente con cristo de todas las cosas. ¡Amen y amen!

 

 

 

SINCERAMENTE.

 

 

 

Apóstol: Guillermo A. Olguín Saucedo.

 

 

 


Regresar al Menu Principal          Regresar al Menu de Estudios          Ir a Estudio Siguiente>>


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=