Ministerios Elohim

El Juicio Eterno

Regresar al Menu Principal          Regresar al Menu de Estudios          Ir a Estudio Siguiente>>


 

EL JUICIO ETERNO.

 

Mas por causa de tu terquedad y de tu corazón no arrepentido, estás acumulando ira para ti en el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios, el cual PAGARA A CADA UNO CONFORME A SUS OBRAS: a los que por la perseverancia en hacer el bien buscan gloria, honor e inmortalidad: vida eterna; pero a los que son ambiciosos y no obedecen a la verdad, sino que obedecen a la injusticia: ira e indignación. Rom 2:5-8

 

INTRODUCCION:

 

Es importante para el pueblo de Dios conocer las verdades del evangelio para ser libres, libres del pecado, libres de la muerte y libres del castigo eterno y de la muerte segunda.

 

Una de esas verdades, es que todos los seres  humanos entregaremos cuentas a Dios de nuestros hechos y de nuestras obras. Heb 4:13  “Y no hay cosa creada oculta a su vista, sino que todas las cosas están al descubierto y desnudas ante los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta”.

 

TEMA:

 

LOS JUICIOS SE REALIZAN EN TRIBUNALES.

La palabra tribunal viene del Gr. Bema que significa literalmente un lugar donde poner el pie, una tarima o plataforma; un lugar elevado (donde esta el juez). En palabras más sencillas diremos que es el lugar donde los jueces administran la justicia. Juez, viene del Gr. Krites que significa un juez, uno que juzga y sentencia un caso.

 

Cuando la Biblia nos habla de la justicia de Dios se esta refiriendo a la perfecta personificación de la equidad sea para galardón (premio, Hb. 11:6) o para dar retribución (castigo, Hb. 2:2). Ambas palabras se traducen del Gr. Misthapodosia que significa recompensa o pago de salario.

 

EL TRIBUNAL DEL GRAN TRONO  BLANCO.

Apoc. 20:11  “Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de cuya presencia huyeron la tierra y el cielo, y no se halló lugar para ellos”.

 

La Versión aramea lo identifica como “un gran trono resplandeciente”. Es el gran día del juicio final. Será cuando Cristo traerá a sus enemigos frente a El y los matara (Lucas 19:27). En este juicio no habrá misericordia ya que es para condenación, presentando pruebas contundentes contra los transgresores incrédulos. Apoc. 20:12 “Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie delante del trono, y los libros fueron abiertos; y otro libro fue abierto, que es el libro de la vida, y los muertos fueron juzgados por lo que estaba escrito en los libros, según sus obras”.

 

  1. EL JUEZ ES DIOS POR MEDIO DE JESUCRISTO.

Dios ha establecido un día especifico para efectuar el juicio de todos los seres humanos, donde presentara las pruebas, lo presidirá el Hombre a quien El escogió: el Señor Jesucristo (Hechos 17:31) “Porque El ha establecido un día en el cual juzgará al mundo en justicia, por medio de un Hombre a quien ha designado, habiendo presentado pruebas a todos los hombres al resucitarle de entre los muertos”.

 

  1. ¿QUIÉNES VAN A SER JUZGADOS?

Todas las creaciones que se revelaron contra Dios en todos los tiempos, antes de la creación del hombre y desde Adan hasta  los que vivieron al final del Milenio. Es un acto que se llevara a cabo en un tiempo y en un  lugar del universo, para hacer conocer a los hombres, las razones por las cuales van a ser lanzados al lago de fuego y azufre.

 

Delante del juicio del gran trono blanco estarán todos los mortales, todos los hombres. Es indudable que tendrá que haber resurrección para todos los que estén allí. No se van a juzgar cadáveres, sino hombres y por eso el Señor Jesucristo  predijo, que habría una resurrección de vida y una de condenación, Juan 5:29 “Y saldrán: los que hicieron lo bueno, a resurrección de vida, y los que practicaron lo malo, a resurrección de juicio”. Es a  esta última, a la que se le llama la segunda resurrección. La resurrección de condenación final de todos los cuerpos y almas de los incrédulos muertos en todos los tiempos, en todas las eras, ante el gran trono blanco de Dios.

 

¿PORQUE LA NECESIDAD DE UN JUICIO FINAL?

Hay algunas interrogantes que la gente se hace, pensando que si los muertos condenados ya están penando, para que sacarlos otra vez a juzgamiento, pero lo cierto es que la escritura deja bien establecido, que en esta segunda resurrección la humanidad se enfrentara al juez de vivos y de muertos, el Señor enfatiza en Juan 3:18 “El que cree en El no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. 

 

El propósito entonces de esta confrontación final entre Dios y el hombre incrédulo será demostrar claramente ante la inmensidad de seres creados en todo el universo, la razón por la cual han sido condenados y sacar a luz la justicia de Dios, para que aquellas almas que van a ser desechadas eternamente, sepan con exactitud por que van a la condenación que no tiene fin.

 

¿CUAL ES LA BASE DEL JUICIO FINAL?

Todo enjuiciado debe tener cuenta pendiente, por lo cual se le hace la confrontación. Juan relata que los libros fueron abiertos y todos los incrédulos que estaban delante del trono fueron juzgados, uno por uno, en base a estos libros; el libro de la vida y el libro de las obras. En el libro de las obras evidentemente se tienen el historial completo de cada persona, para que de acuerdo a sus hechos sea dictada la sentencia final. En cuanto el libro de la vida, éste se habrá de presentar como base; los que no estén en él (Apoc. 20:12), indudablemente pertenecerán al gran juicio del trono blanco. Lógicamente los inscritos  no tendrán ninguna condenación, estarán con Cristo Jesús.

 

EL LUGAR DONDE SE CELEBRARA EL JUICIO Y QUIENES ESTARAN PRESENTES.

A la luz de la Palabra, no solamente estarán frente al gran trono blanco los seres humanos condenados, sino que se habla también, que serán juzgados allí mismo los ángeles caídos. El  Juez supremo será el Señor Jesucristo, pero también la iglesia, según 1 Cor. 6:2-3. “¿O no sabéis que los  santos han de juzgar al mundo…? ¿O no sabéis que hemos de juzgar a los ángeles…?”. Para indicar donde será ese juicio, vemos que la tierra es el lugar actual de nuestras actividades, en aquel entonces, el gran juicio se efectuara posiblemente en el espacio mismo, en algún lugar del universo, no en la tierra, porque se dice que “la misma tierra huirá ante el terror de ese gran juicio final”. El tiempo de la celebración de este ultimo juicio, será después del milenio, cuando todo tiempo haya terminado en relación a la redención humana, antes que se empiece a vivir esa eternidad  de gloria para unos, y la eternidad de condenación para los que rechazaron al salvador del mundo.

 

LA ÚLTIMA ETAPA PARA LOS CONDENADOS.

La Biblia dice que serán lanzados al lago de fuego. Respecto a este lugar, algunos creen que es un lago simbólico, que es un sufrimiento subjetivo, pero no podemos pensar así a la luz de la Palabra, porque ella certifica que es un lugar real, preparado para la condenación eterna de sus habitantes ya reintegrados en sus cuerpos. No se sabe exactamente que forma y contextura tiene, pero al hablar del lago de fuego, es imaginable todo el sufrimiento que allí habrá y sobre todo, que será eterno. Algunas sectas adversan esto y puntualizan que no puede haber un Dios que castigue eternamente por un pecado temporal pero lo que la escritura enseña y describe con respecto al castigo eterno es real. Dios no condena a nadie, cada uno se condena por desobedecer los mandamientos de Dios, por eso la Biblia dice: Galanas  6:7  No os dejéis engañar, de Dios nadie se burla; pues todo lo que el hombre siembre, eso también segará”.

 

 

CONCLUSION.

 

La Biblia indica que el conocimiento del juicio eterno es un Rudimento de la Palabra del Señor, un fundamento doctrinal, para el pueblo de Dios. Este conocimiento solo puede tener el propósito de permanecer agradecidos con el Señor, porque no solo nos salva de la condenación eterna sino que nos da todo con El (Mt. 7:11), por lo que no debemos olvidar sus beneficios  (Salmo 103:2), para alabarle con acción de gracias y estrechar nuestra relación con  El abriéndole nuestro corazón para que reine en nosotros, porque nosotros si queremos su reino.

 

La Biblia dice que horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo, Heb 10:31  ¡Horrenda cosa es caer en las manos del Dios vivo!          

 

Por eso dice que Dios es lento para la ira y grande en misericordia: Salmo 103:8  “Compasivo y clemente es el SEÑOR, lento para la ira y grande en misericordia”.

 

 

Dios no quiere que ningún hombre se pierda, sino que todos procedan al arrepentimiento, mas sin embargo Dios tiene un tiempo para juzgar a sus creaciones y naciones. Y cada uno será juzgado según sus hechos. 

 

 

 

 

 

 

INVESTIGADO Y ELABORADO: POR LOS CINCO MINISTERIOS DE LA IGLESIA DE CRISTO EN RESTAURACION “MINISTERIOS ELOHIM”

 

 

 

 

 

 


Regresar al Menu Principal          Regresar al Menu de Estudios          Ir a Estudio Siguiente>>


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=