Ministerios Elohim

Exegesis, Rhema, Revelacion y Vision

Regresar al Menu Principal          Regresar al Menu de Estudios          Ir a Estudio Siguiente>>


 

EXEGESIS, RHEMA, REVELACION Y VISION.

 

INTRODUCCION:

Es interesante que en estos tiempos en que nos ha tocado vivir, podamos llegar a las profundidades de Dios, a través del estudio minucioso de las Sagradas Escrituras, con la iluminación del Espíritu Santo.

 

La Iglesia del Señor y principalmente sus ministros debemos de tener la información clara y la vivencia en nuestro espíritu de lo que es la Exégesis, el Rhema, la Revelación y la Visión. Estamos en los tiempos finales, y el apóstol pablo dijo: que son tiempos peligrosos, por tanto es necesario entrar al Ambiente y  la Corriente del Espíritu Santo, para poder entender el plan de Dios  para los suyos; para salir de toda ignorancia y empaparnos del conocimiento divino.

 

DESARROLLO:

 

EXÉGESIS:

La palabra  exégesis tiene sus raíces en el Griego: EXEGEOMAY, que significa: Explicar, exponer; y se empleaba en el mundo greco-romano para identificar la exposición o aclaración de cosas ocultas y mensajes misteriosos, especialmente oráculos y sueños.

 

Desde una perspectiva bíblica, guarda una relación directa con la hermenéutica, es parte de la misma se utiliza para definir la praxis, esto es la labor practica en la interpretación del texto bíblico, siguiendo los principios y  las reglas que establece la hermenéutica interpretativa. La hermenéutica aporta la comprensión del sentido, la exégesis la realización practica del trabajo expositivo, extraer el mensaje y la enseñanza.

 

JESÚS ERA UN HERMENEUTA Y UN EXEGETA POR EXCELENCIA. El nos revelo al Padre y a la vez nos dio a conocer su mensaje (Juan 1:18). A los discípulos de Emaús, comenzando desde Moisés y siguiendo por todos los profetas, se puso a explicarles en todas las escrituras lo referente a Él (Lucas 24:27). De la misma forma el ministro ha de ser un hermeneuta y un exegeta.

 

La principal labor de los ministerios es la predicación expositiva y esta ha de estar siempre basada en la exégesis de la palabra, buscando en ella los ingredientes necesarios, el mensaje y la enseñanza con el fin de instruir y edificar a los oyentes.

 

Por desgracia, las estadísticas de ventas de libros cristianos revelan otra tendencia muy distinta. La elevada demanda que se detecta en las librerías en lo que respecta a libros de sermones y bosquejos, indica a todas luces que, a muchos ministros, no les va muy bien en la “COCINA”. No les entusiasma la idea de acudir al mercado (LA PALABRA).

 

En busca de los ingredientes necesarios (EL MENSAJE) y preparar con ellos sus propias recetas. Prefieren Las comidas que vienen ya preparadas. Las “liofilizadas”, aquellas a las que solo falta añadir el agua (los libros de bosquejos); o incluso las “precocinadas y congeladas” (los libros de sermones) donde todo- hasta el postre- viene incluso en una bandeja y se puede servir a la mesa simplemente calentándola unos pocos minutos en el horno. Este tipo de comida es útil circunstancialmente para salir del paso, para solventar una emergencia, pero no es una dieta sana ni para el propio ministro, ni para los miembros de su congregación.

 

El pastor debe ser un buen” chef” y desarrollar su propia cocina. Aunque eventualmente recurra a los recetarios para ver lo que proponen o recomiendan otros cocineros, las recetas ajenas debe elaborarlas y trabajarlas de acuerdo con su propia creatividad personal, sirviendo a la mesa de sus oyentes no lo precocinado por, sino sus propias creaciones, los ingredientes que el mismo  personalmente, ha seleccionado y trabajado. Pero bajo la guianza del Espíritu Santo.

 

 

Con esto podemos definir que, la exégesis bíblica: es el estudio minucioso explicativo de las Sagradas Escrituras.

 

Esta parte del estudio esta dedicada a la exégesis explicativa y expositiva del texto bíblico, recomendamos a los alumnos documentarse con obras de referencia y consulta cuyo objetivo es proporcionar al ministro, (como cocinero), las ideas y los ingredientes necesarios para crear y preparar sus propias recetas. Para llevar a cabo su labor como expositor bíblico necesita disponer de:

 

  1. Manuales y auxiliares bíblicos,
  2. Diccionarios bíblicos,
  3. Comentarios bíblicos,
  4. Diferentes versiones de la Biblia, etc.

 

Sobre todo recomendamos a los alumnos de este colegio buscar la guianza (sintonía) del Espíritu Santo el cual nos guiara a toda la verdad.

 

(Juan  16:13.) Pero cuando venga el Espíritu de verdad, el os guiara a toda la verdad; porque no hablara por su propia cuenta, sino que hablara todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.

 

 

RHEMA: 

Palabra griega que significa  "PALABRA VIVA" O  "PALABRA DERRAMADA"     Rhema se relaciona con palabras habladas con poder y autoridad divina que ejercen un impacto sobre aquellas vidas que tienen oídos para oírlas.

 

 “Rhema” es la palabra directa que ejecuta la acción del Logos escrito. Cuando utilizas una palabra de la Biblia para una situación específica o necesidad para tu vida, esa palabra se convierte en un Rhema para ti; porque aunque está escrita, en ese momento se vivifica por el Espíritu para obrar.


Veamos el siguiente ejemplo: “Entonces le respondió Pedro y dijo: Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas. Y él dijo ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús” (Mt. 14: 28-29)


En este pasaje se ve cómo el Señor le da una palabra a Pedro para caminar sobre las aguas; eso es un Rhema para Pedro. Ahora si alguien hoy día quisiera utilizar esa palabra para caminar sobre las aguas, sería incorrecto que se lanzara al agua si el Señor no se lo ha ordenado. Para Pedro fue un Rhema, para nosotros es un Logos y al menos que Dios nos diga que hagamos lo mismo, entonces sí se convierte en un Rhema.

 

 

LA REVELACION:

 Viene del Griego, APOKALUPTO, que significa: Descubrir lo pasado, lo presente y lo futuro.

Revelar es quitar el velo, a algo que ha estado oculto y darlo a conocer. La revelación divina es una comunicación del Espíritu de Dios al espíritu del hombre haciéndolo participe de secretos que han estado ocultos (1 Corintios 2:8-9). La revelación es entendida únicamente por el espiritual. (1 Corintios 2:15).

 

  1. LA REVELACION EN EL ANTIGUO TESTAMENTO:

a) El tema central es Jesucristo: en todo el A.T. se da a conocer su divinidad, su nacimiento en Belén (Miqueas 5:2), su ministerio ungido (Isaías 61:1-3), su muerte y resurrección (Isaías 53).

 

b) Revelaciones a los profetas: (Amós 3:7.) Los profetas eran enviados por Dios para guiar al pueblo. Eliseo recibe revelación de que habrá abundancia de alimentos, al otro día su profecía fue cumplida (2 Reyes 7:1-20).

 

c) Revelaciones personales: (Lucas 2:26) A Simeón le fue revelado por el Espíritu que no vería la muerte hasta que viera al Mesías, Simeón vio su cumplimiento, pudo sostener en sus brazos al niño Jesús.

 

d) Revelaciones aun no cumplidas: (Isaías 11:1-16) Al profeta Isaías le fue revelado el reinado milenial del Mesías, aun no ha tenido su cumplimiento.

 

  1. LA REVELACION EN EL NUEVO TESTAMENTO: (Efesios 1:17)

En el Nuevo  Pacto, Dios revelo a sus apóstoles todo lo concerniente a la iglesia.

a) El Apóstol Pedro: recibió la revelación a cerca de que el plan de salvación no era solamente para judíos, sino también para los gentiles (Hechos 10 y 11)

 

b) El Apóstol Pablo: recibió la revelación acerca de los secretos y misterios que no se habían conocido antes, el misterio de la piedad, (1 Timoteo 3:16); el misterio de Cristo,  (Colosenses 4:3); el misterio de Cristo y la Iglesia, (Efesios 5:32); el misterio de no todos dormiremos, (1 Cor. 15:51); el misterio del evangelio, (Efesios 6:19); el misterio de la iniquidad, (2 Tesalonicenses 2:7), y otras revelaciones mas para estructurar la iglesia.

 

c) El Apóstol Juan: recibió la revelación de todos los acontecimientos finales; los juicios de la tribulación, el reino de Cristo (Apoc. 20:1-10), el juicio final (Apoc. 20:11).

 

  1. LA REVELACION PARA NOSOTROS HOY:

 

Dios continúa revelando hoy a través de su Espíritu a sus siervos.

 

a) Revelación de acontecimientos pasados:

 

  • Revelaciones de la pre-existencia, (Efesios 1:4) ahora entendemos que existíamos  con alguna función antes de tener cuerpo terrenal.

 

  • Revelación de las razas paralelas: (Génesis 4:16-17, y 6:4), seres que convivieron con los primeros habitantes de la tierra.

 

b) Revelaciones de acontecimientos futuros:

 

  • El arrebatamiento de la Iglesia (1 Tesalonicenses 4:17), la primicias ministrando a los que quedaron en la tribulación para ser trasladados.

 

DIFERNTES MEDIOS PARA RECIBIR REVELACION DE DIOS:

 

Dios habla muchas veces y de muchas maneras: (Hebreos 1:1)

 

a) A través del ministerio Apostólico, (Efesios 3:5). Los apóstoles reciben revelación de Dios y  sientan doctrina, (juntamente con el profeta, Efesios 2:20, Hechos1:1-2).

 

b) A través de los Cinco Ministerios, (Efesios 4:11-12) los ministerios reciben revelación con el propósito de perfeccionar a los santos, para la edificación del cuerpo de Cristo.

 

 c) A través de la revelación personal. El Espíritu Santo nos guía a toda la verdad (Juan 16:13).

 

Es necesaria la revelación para poder tener un mejor panorama del  trabajo que estamos realizando,  o sea para tener una mayor visión. Ahora  explicaremos lo que es Visión

 

VISION: 

 

El diccionario Tercer Milenio, define como visión: El acto y efecto de ver (tener un objetivo a la vista). Panorama, imágenes que llegan a nuestro conocimiento por medios no objetivos, aun estando despiertos y con plenitud de conciencia de lo que esta sucediendo.

 

La Sagrada Escritura nos habla  de que Dios daría visiones a sus siervos, para que no caminaran sin rumbo o a la ventura.

 

(HABACUC 2:2) “Y Jehová me respondió y dijo: Escribe la visión, y declárala en tablas, para que corra el que leyere en ella. Aunque la visión tardara por un tiempo, mas se apresura hacia el fin, y no mentira; aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá y no tardara.”

 

Existen tres tipos de visiones:

 

1.- UNA VISION ESPIRITUAL: Es la que una persona tiene en su espíritu, como Pablo en el camino a Damasco. El relata que sus ojos fueron cegados, entonces el vio al Señor en espíritu.

(Hechos 22:11)  “y como yo no veía a causa de la gloria de la luz llevado de la mano por los que estaban conmigo, llegue a Damasco.”  En (Hechos 26:19)   Pablo también le llama Visión Celestial.


2.- UN EXTASIS: Es cuando los sentidos físicos quedan en suspenso, ocasionalmente puede perderse la conciencia de lo que a uno  le rodea, pero no de uno mismo.

 

(Hechos 10:10) “y tuvo gran hambre, y quiso comer algo; pero mientras le preparaban algo, le sobrevino un éxtasis”.

 

(2 Corintios 12:2 “conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo se; si fuera del cuerpo, no lo se; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el tercer cielo”.

 

 

3.- LA VISION CONCIENTE: Sucede con los ojos abiertos, en uso de todos los sentidos físicos, la persona que tiene la experiencia, puede ver en el mundo espiritual.

 

(Hechos 7:55) “Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús que estaba a la diestra de Dios”.

 

(2  Reyes 6:17) “Y oro Eliseo, y dijo: te ruego oh Jehová, que abras sus ojos para que vea. Entonces Jehová abrió los ojos del criado, y miro; y he aquí  que el monte estaba lleno de gente de a caballo, y de carros de fuego alrededor de Eliseo”.

 

v  Podemos decir también que la visión es algo que se persigue, algo por lo cual se lucha, nuestros propósitos, nuestras metas. Por ejemplo en este colegio (C.C.E.M.), tenemos una visión apostólica de equipar y capacitar a los ministros y santos.

 

La visión de llevar a la Iglesia de Cristo a la perfección, a la madurez,  a la santidad, a que cada uno de nosotros descubramos el propósito verdadero de Dios para nosotros.

 

 

 CONCLUSION:

 

Al poder digerir este estudio, con la ayuda del Espíritu  y poderlo asimilar en nuestro corazón, tendremos  como resultado grandes bendiciones.

 

LA EXEGESIS: al poder aplicarla nos ayudara, a  comprender mejor las Sagradas Escrituras y tener conocimientos fundamentados en una investigación personal y detallada de cada tema plasmado en la Santa Escritura.

 

EL RHEMA: Es el que debemos buscar, después de haber obtenido un cúmulo de información (Logos) que la exégesis nos proporciona, para no predicar solamente la letra sino el Espíritu de la palabra o sea la “PALABRA VIVA”.  (Juan 6:63…las palabras que yo os he hablado, son espíritu y son vida).

 

LA REVELACION: El propósito de la revelación es dar a conocer a Jesucristo en toda su plenitud. También podemos conocer y entender acontecimientos pasados y futuros. Es necesario ser espirituales para entender la revelación de Dios.

 

VISION: Se necesita la visión, para saber que hacer con la revelación y no desperdiciar  las cosas que se nos ha mostrado, para no dejar caer a tierra ninguna de sus palabras y no terminar como Elí  que se le escaseaba la visión y no pudo cumplir los propósitos de Dios, quien lo había puesto como Sacerdote. (1 Samuel 3:1, 19).   Amen y amen.

 

 

 

 

 

 

 

INVESTIGADO Y ELABORADO POR.

 

 

 

LIC: RAMON CANO RODRIGUEZ.                                    LIC. VICTOR DANIEL VELAZQUEZ

                    PASTOR                                                                                  PASTOR

 

 

 

 

 

 

SUPERVIZADO Y AVALADO POR:

 

 

DR. GUILLERMO A. OLGUIN SAUCEDO.

APOSTOL.


Regresar al Menu Principal          Regresar al Menu de Estudios          Ir a Estudio Siguiente>>


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=