Ministerios Elohim

La Formacion del Caracter

Regresar al Menu Principal          Regresar al Menu de Estudios          Ir a Estudio Siguiente>>


 

LA FORMACION DEL CARÁCTER

 

 

INTRODUCCION.

 

Una característica del ser humano, es que todos tenemos sentimientos, todos nos alteramos, todos nos enojamos, los caracteres originan también los complejos,  tanto de superioridad como de inferioridad.   Todo ser humano tiene un gen heredado por sus padres, de carácter.

 

TEMA:

La Santa Biblia dice: Así  como trajimos la imagen (manera de ser, características) del primer Adán, así también traeremos la imagen (característica) del postrer Adán.             “y así como hemos traído la imagen del terrenal,  traeremos también la imagen del celestial” 1Co 15:49 

Alguna vez nos hemos preguntado ¿Cómo éramos antes de conocer a Cristo? ¿Quiénes éramos en realidad en nuestra manera de ser? Otras preguntas serian:                                    

·         ¿Seguimos igual?

·         ¿Ya estamos viendo un cambio en nosotros, los que ahora tenemos a Cristo?

·         ¿Pensamos diferente?

·         ¿Hablamos diferente?

·         ¿Actuamos diferente?

·         ¿Vivimos diferente?  

·         ¿Som0os más pacientes?

·         ¿Ya entramos al reposo del Señor?

·         ¿Comprendemos más a los demás?    

·         ¿Estamos concientes y nos vemos en ese proceso de transformación, de regeneración y de un cambio total y radical?

Porque los que estamos experimentando esta gran verdad, debemos de saber y ver, que Cristo esta siendo formado en nosotros, y si hablamos de la formación de la vida de Cristo en nosotros, entonces debemos de ver su santidad, su amor, su paz, su bondad, su fe, su paciencia, su verdad, su obediencia, su humildad, su mansedumbre (Como cordero fue llevado al matadero, enmudeció y no abrió su boca), su justicia, su fidelidad, su fortaleza.

Tiene que haber una formación del carácter de Cristo en nuestro carácter y eso debe originar en nuestra vida:

·         Amabilidad

·         Pureza mental

·         Rectitud

·         Honestidad

·         honradez

El carácter es el que nos hace sobreponernos y recuperarnos de adversidades, o el carácter nos derrumba, nos desanima y nos hace ser arrebatados, sin importarnos lo que pueda suceder o lo que puedan decir.

El carácter nos da y nos hace reflejar nuestra personalidad, los cristianos y especialmente los que servimos a Dios, tenemos que tener y reflejar una personalidad muy especial. El carácter y la personalidad hace ver y entender como es la persona y quien es esa persona.

Pero los que hemos sufrido esa metamorfosis, sabemos que de una manera integral, en espíritu, alma y cuerpo estamos siendo transformados y debemos de saber que no hemos recibido el espíritu de cobardía y de temor, sino de amor y dominio propio; no solo el Señor esta perfeccionando la obra que empezó en nosotros, sino que nos da virtudes y poder para poner nuestra parte y acelerar ese proceso de transformación  y regeneración, nos da la clave para dominarnos a nosotros mismos, para negarnos a nosotros mismos, para renunciar a nuestra vida y entregársela a él, y cuando estemos tomando la forma de Cristo, entonces dice el apóstol Pablo, y nosotros debemos verlo que en el vivimos y nos movemos,                            ¨Porque en él vivimos,  y nos movemos,  y somos;  como algunos de vuestros propios poetas también han dicho:  Porque linaje suyo somos¨Hechos 17.28

 

Esto es  tan maravilloso que no podemos seguir siendo los mismos. Un carácter y una manera de ser que va hacia la perfección. Una personalidad que refleja lo que somos y quienes somos.

Por eso Dios dice, quitare los pastores que están trasquilando mis ovejas, y les pondré pastores conforme a mi corazón esto es conforme a mi carácter. Por eso también el apóstol Pablo nos dice que este tipo de cristianos y siervos del Señor, tienen la mente de Cristo, 1 Cor. 2:16.

 

La imagen de Cristo formada en nosotros, es el carácter de Cristo en nosotros. Es muy importante y necesaria la ética ministerial en nuestro carácter. Nuestras actitudes y nuestra conducta, nos deben de dar una buena imagen pública. Cuando el Espíritu nos prepara y nos capacita nos da dones, frutos, habilidades, técnicas, estrategias, nos da una actitud mental positiva. Nuestra actitud determina nuestra altitud, nuestra calidad, nuestra excelencia. Lo que dices y lo que haces te hace superarte o te denigra, te mancha, pierdes credibilidad.

 

Nuestros hechos (carácter) determinan nuestro presente y nuestro futuro.

 

El carácter mejora nuestra vida, o hecha a perder nuestra vida, por que nuestra manera de ser se origina en el carácter, y nuestra manera de ser, nos da personalidad, moralidad, mentalidad.

 

Hay valores espirituales y valores humanos, y en medio de los dos están nuestros valores morales que son gobernados por los valores espirituales o por los valores humanos. Los valores son tesoros y son de mucho precio y utilidad, o los menospreciamos, y se convierten en inútiles y de poca utilidad, por eso el carácter y la personalidad demuestran las cualidades de las personas, el carácter hace distinguir a las personas y las hace ver con dignidad o denigrantes, con valor o sin valor, la honestidad, la humildad, la sencillez, la paz, la nobleza, , el respeto, la atención, la tolerancia, el servicio, son valores que dan una buena personalidad y un bonito carácter.

 

Un carácter con sabiduría e inteligencia nos da una mejor calidad de vida, el Señor Jesucristo dedico tiempo para enseñarles eso a sus discípulos, por que hay un compromiso con la sociedad y es necesario que los verdaderos hijos de Dios, los verdaderos siervos de Dios, reflejemos ese testimonio vivo en nuestras vidas. Debemos de demostrar con nuestros hechos que somos los que mejor vivimos en esta tierra, esta es la luz que alumbra a todo hombre, y esa es la sal que le da sabor a la vida cristiana. La gente tiene que preguntarse ¿cómo le harán? ¿Por qué ellos son diferentes y viven mejor?. La gente tendrá que decir, ellos están preparados, a ellos les enseñaron bien.

 

Hermanos, nosotros no estamos al final sino que estamos en el principio de estas cosas, y esa debe ser una prioridad que procuremos para nuestra forma y manera de ser. Hijos de luz, que alumbran donde sea que el Espíritu los lleve.

 

No olvidemos que la personalidad, es única en cada persona, procuremos pensar como Jesús y ser como el.

 

La formación del carácter de un Siervo de Dios debe ser espiritual, hacia la perfección, a la plenitud de Cristo. Cuando los apóstoles buscaron a varones para que les ayudaran a atender a los santos, procuraron que fueran llenos del Espíritu Santo, esto es sumergidos plenamente en el amor, en la paz y en la fe en Cristo, su carácter, su mentalidad y su manera de ser, ya estaba plenamente identificada con Cristo y en todo querían parecerse al Señor Jesucristo, al Dios hombre.

 

 

 

 

 

 

CONCLUSION PENDIENTE

 

 

 

 

 

 

 


Regresar al Menu Principal          Regresar al Menu de Estudios          Ir a Estudio Siguiente>>


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=