Ministerios Elohim

La Historia de La Iglesia

Regresar al Menu Principal          Regresar al Menu de Estudios          Ir a Estudio Siguiente>>


 

LA IGLESIA - DE PODER A DECADENCIA.

 

HISTORIA.

 

A. LA IGLESIA PRIMITIVA. Del día de Pentecostés - 590 D. C.

 

Jesús había enviado a sus discípulos a Jerusalén, para esperar el derrama­miento del Espíritu Santo. Eso hicieron, estando unánimes en un solo lugar en una actitud de oración Hch.2.l-4. La Iglesia nació el día de Pentecostés, siendo el bautismo con el Espíritu Santo la experiencia que transformo a un grupo de discípulos débiles y miedosos, en apóstoles dinámicos, que Cristo podía usar para establecer su Iglesia. Estos creyentes llenos del Espíritu sacudían al mundo para Dios. La Iglesia comenzó con gran poder.

 

1. LA IGLESIA APOSTOLICA .  Del Día de Pentecostés - 100 D. C.

 

El libro de los Hechos demuestra que la Iglesia Primitiva cumplió con la gran comisión de Cristo. Creyeron, predicaron y practicaron literalmente toda la Palabra de Dios, y él confirmaba su palabra con señales, que les seguían.

 

             La Iglesia Apostólica demostró Poder sobre:

v  El Reino Espiritual.      Hch.2.40-4l.

v  El Reino Eterno.          Mt.10:40.

v  El Reino de Satanás.  Hch.8:7; 19.11-12.

v  El Reino Universal.     Hch.2:4; 10:l6; 19:6.

v  El Reino Animal.         Hch.28:3-S.

v  El Reino Mineral.         Hch.28:3-5; Mr.16:18

v  El Reino Humano.       Hch.28.8-9

 

La Iglesia Apostólica tenía toda la verdad funcionando en cierta medida, experimentaron:

v  Salvación por fe.                           Hch.16:30-31; 8:38-39.

v  Bautismo en Agua.                       Hch.8:38-39

v  Santificación.                               2 Co.6:l7.

v  Sanidad Divina.                            Hch.5:16.

v  Bautismo del Espíritu Santo.        Hch.2:4

v  Imposición de Manos y Profecía  Hch. 13:2-13.

v  Resurrección de los muertos.      Hch.9:36-40. 1 Ts. 4:15-17.

v  Juicio Eterno.                               Hch.5:1-1l; 2 Ts.1:7-9.

v  Alabanza.                                     Hch.16:25.

v  Gozo.                                           Hch.13:52; Ro.14:17.

 

 

30-100 D.C. Desde el día de Pentecostés hasta la muerte de Juan. La iglesia era un instrumento poderoso para la extensión del reino de Dios. No queda evidencia de un ministerio apostólico después de la muerte de los apóstoles mencionados en la Biblia (Bernabé, Apolos, Silas, Pablo, etc.)

 

2. LA IGLESIA PERSEGUIDA.  100 - 313 D. C.

 

Puesto que la Iglesia verdadera practicaba la verdad completa, fue perse­guida por los judíos y por los líderes políticos. Estos sostenían que los cristianos obedecían y seguían fielmente la causa de Cristo, en lugar de ofrecer al Emperador. Por esta causa, la Iglesia sufrió severa persecu­ción: Los echaban en las cárceles, los quemaban, los echaban a las fieras, los arrastraban con caballos etc. Hubo tres resultados principales de la persecución:

 

Primero.   Los esparció Hch.9:1-4.

Segundo. La Iglesia Verdadera creció Hch.5:14; 16:19-34; 19:18,20.

Tercero.   La gloria y el gozo crecieron Hch.5:41; 1 P.4:12-l4.

 

Este período comenzó con todo el entusiasmo y fervor del primer siglo; pe­ro pronto se notó que se daba más importancia a las ordenanzas y menos al arrepentimiento y la fe. Poco a poco la Iglesia iba perdiendo la gloria y el poder; muchos ya no hablaban otras lenguas, la operación de los minis­terios y dones era cada vez más rara. Sin la unción del Espíritu Santo en la Iglesia, también hacían falta los frutos del Espíritu.

 

a. 130 D. C. Puesto que el ministerio Apostólico ya no funcionaba en la Iglesia, el ministerio paralelo, el de Profeta, también pronto desapare­ció. Con la perdida de este ministerio, la doctrina de la imposición de manos llegó a ser sólo un rito. Para el año 140 D.C. casi no se oía nin­gún mensaje profético en la congregación local. (Vea el segundo árbol).

 

     b. 150 D. C. Con la falta de dependencia del Espíritu de Dios, la severa persecución y además una oposición de parte de la Iglesia contra las ma­nifestaciones bíblicas del Espíritu Santo; no es sorprendente, que la experiencia genuina del bautismo con el Espíritu Santo y los dones del Espíritu hayan desaparecido para el año 150 D.C. Sin embargo, se mante­nían muchas de las formas externas, pero el pueblo no tenía un encuentro vivo con el Espíritu.

 

      c. 160 D. C. Puesto que los hombres ya no tenían vidas controladas por el Espíritu, no era conveniente tener un liderato plural de ancianos (Mi­nistros). Si no hay en el liderato múltiple una fuerte unidad por el Es­píritu, hay tendencia de levantarse el uno contra el otro; como resulta­do, obispos con poder, casi monarcas, fueron elegidos tomando en cuenta su habilidad mas que su espiritualidad.

 

d. 180 D. C. Si una persona no puede buscar dirección y guianza del Espíri­tu, tiene que buscarla en otros hombres. Y así sucedió con las Iglesias locales recién establecidas; muchas de estas iglesias pequeñas llegaron a depender tanto de las Iglesias grandes, que perdieron su autonomía lo­cal. Para entonces, muchas de estas Iglesias ya miraban en dirección a Roma, así que, desde este tiempo, fueron sembradas las semillas de la supremacía Romana.

 

e. 200 D. C. El Espíritu ya tenía muy poco control sobre las vidas  e indi­viduos. Pocas de las doctrinas y verdades de la Iglesia llegaron a ser una experiencia real en los creyentes. Se formó una brecha entre la doc­trina  y la experiencia. En muchos casos permanecía la forma externa, pe­ro la espiritualidad había desaparecido. Comenzaron él abusar del bautis­mo y en 185 D. C. tenemos el primer registro de bautismo infantil. En 200 D. C. ya no se usaba el nombre Del Padre, Hijo, y Espíritu Santo, EL SENOR JESUCRISTO en relación con el bautismo en agua, como hacían en la Iglesia Primitiva. Mas tarde en este  siglo el Papa Esteban declaró que el bautismo en el nombre del Señor Jesucristo era inválido, y se re­petía sólo el mandamiento de Jesús.

 

f. 210 D. C. Puesto que la distinción entre el clero y el pueblo era muy fuerte, se perdió el entendimiento del Sacerdocio de todos los creyen­tes, y el ministerio del Cuerpo de Cristo ceso. Pronto cambiaron la ver­dad de la Iglesia y para alinearla con su experiencia, solo los minis­tros o el clero fueron designados como "Sacerdotes."

 

g. 225 D. C. Como no recibían guianza y enseñanza del Espíritu de Dios, no podían depender de el para mantener la unidad de la fe. Para forzar y sostener la unidad externa, formularon declaraciones de las creencias o "credos," que fueron memorizados, muy a menudo, sin ser entendidos, y estos llegaron a ser la base o requisito de la membresía en la Iglesia.

 

h. 240 D. C. Mundanalidad se infiltraba en la Iglesia. Sin el poder del Es­píritu para vivir vidas separadas, la norma de santidad mantenida por la Iglesia Primitiva era imposible. Algunos, al reconocer este problema, fundaron los primeros monasterios. Eso hizo provisión para una doble norma de vida cristiana. Había el "cristiano ordinario," y el ascético que trataba, de vivir la "'vida consagrada."

 

i. 300 D. C. A causa del rigor de estos grupos ascéticos se desarrollo un énfasis desmedido en las obras, como merito para la vida eterna. (Vea el segundo árbol del Esquema 1).

 

3. EL ESTABLECIMIENTO DE LA IGLES1A CATOLICA ROMANA. De 313 - 590 D. C.

 

Constantino fue nombrado gobernador del Imperio Romano, se convirtió al cristianismo y lo escogió como la mejor de las religiones, Constantino pu­so fin a la persecución y estableció la Iglesia Católica Romana.

 

Durante el reinado de Constantino la condición legal con la Iglesia cambió por completo. Por ejemplo: Su gobierno estableció una ley concediendo a la Iglesia una posición favorecida; los del clero no tenían deberes públicos y recibían del gobierno subsidios por subsidios por sus servicios. El estado reconoció el domingo como un día de descanso; se oprimía a los enemigos  de la Iglesia, etc.

 

a. 313 D. C. Constantino hizo el famoso  decreto de la tolerancia re1igiosa, se llama el decreto de Milán. En este tiempo el estado comenzó a ejercer control sobre los asuntos de la iglesia establecida, y hombres con poca o ninguna experiencia religiosa fueron instrumentos para formular la doctrina de la Iglesia. El edicto o Credo de Nicea fue el resultado de los esfuerzos de Constantino.

 

b. 350 D. C. El cristianismo era la religión del estado, y todos los que no pertenecían a la Iglesia eran perseguidos. Como se esperaba, la mayoría de los paganos preferían llamarse "cristianos" que hacer frente a la espada. Ya no había énfasis en la experiencia de Salvación, con la  doctrina de justificación por fe, ni se mencionaba el nacer de nuevo en el reino de Dios.

 

c. 380 D. C. El Emperador Teodosio hizo de Roma, que ya era la capital del imperio, el centro de la autoridad máxima en los asuntos de la Iglesia.

 

d. 392 D. C. Teodosio prohibió la adoración pagana. Ahora tomar parte en otra religión, que no fuera la Católica Romana, era castigado con la pe­na de muerte. Los que no seguían la enseñanza de la Iglesia establecida eran perseguidos. ¡Que cambio de eventos! Como Jesús había predicho, la Iglesia comenzó siendo perseguida por el mundo, pero ahora la Iglesia perseguía a los paganos. Ya no era la Iglesia que Cristo había comisio­nado para predicar el evangelio a toda criatura.

 

e. 400 D. C. Ahora el rito del bautismo fue considerado innecesario y sin importancia. Muchos esperaban esta hasta la muerte para ser bautizados. En esta Iglesia, cuyos miembros en su mayoría, eran paganos, el bautismo tenía poco significado.

 

f. 484 D. C. El sacerdocio y el clero fueron escogidos de los mas pobres y menos educados (de la clase baja), porque el emperador había exentado al clero de impuestos y no quería    perder grandes ingresos, así la Iglesia estaba establecida por completo conforme al sistema Babilónico.

 

g. Esta situación permaneció hasta el año 590 D. C. y aun fue empeorando durante la Edad Media u Oscura.

 

Se levanta la pregunta, ¿Cómo falló la Iglesia establecida?

 

Mirando la condición de la Iglesia durante esta  poca, uno se pregunta, "¿Cómo podía la gente ser tan ciega a la verdad? ¿Como podían creer que lo que estaban practicando era la verdadera cristiandad?". Tenemos que recordar que en el tiempo ocurrido entre la muerte de los apóstoles y la Edad Oscura, los cambios que vinieron eran sutiles y graduales. Posiblemente la causa principal de la decadencia de la Iglesia fue su mezcla con las religiones paganas, con sus ritos, costumbres y con el mundo. En la Iglesia Primitiva, a causa de la persecución,  entre los creyentes había una entrega total, tenían que vivir muy cerca del Señor y en unidad los unos con los otros. Las personas que se hicieron cristianos adoptaron una manera de vivir muy distinta de su vida pasada.     .

 

Cuando la Iglesia comenzó a ser popular comenzó a perder la gloria; no había tanto énfasis sobre la entrega y separación, pero mas bien había una infiltración del mundo. Este compromiso con el mundo llego a ser la levadura que eventualmente contamino a toda la Iglesia. (Ver  el tercer árbol del Esquema 1).

 

B. LA EDAD MEDIA U OSCURA - 590 - 1517, D.C.

 

La Iglesia  de la Edad Media u Oscura fue edificada  bajo el sistema Babilónico y cayó a un lugar tan bajo, que surgieron las cruzadas  y la inquisición como resultado de la decadencia   de la Iglesia. El cuerpo de Jesucristo dejó de existir, la Iglesia fue llevada a un sistema religioso falso que todo como símbolo el nombre de Cristo. El compromiso con el mundo crecía cada día más. A causa de los grandes privilegios que existían en la Iglesia, gente no convertida se adhería, y la libertad del Espíritu, que antes gozaban, fue sustituida por formas y ritos religiosos. Por esta causa, la Iglesia cam­biaba constantemente sus creencias para hacer que los inconversos se sin­tieran más cómodos en la Iglesia.           

 

A continuación algunos cambios que hicieron para mejorar su relación con los inconversos:

 

Liturgias, Oraciones formuladas por hombres (la gente inconversa, que no conocía a Dios, no sabía como llegar a él en oración; por eso necesitaba estas formas para poder seguirlas).

 

Los edificios de la Iglesia fueron construidos cada vez más grandes, con adornos y cuadros que cubrían las paredes de las Iglesias. Sobre las Igle­sias aparecieron torres impresionantes con capiteles, que fueron copiadas de los templos del sol de los paganos. Y crearon cultos de dignidad para impresionar al hombre natural, en vez de agradar a Dios.

 

Los paganos que acostumbraban adorar a ídolos en sitios sagrados, rápida­mente cambiaban sus ídolos para adorar a los santos y a los primeros após­tales, y especialmente a la virgen  María.

 

Era muy natural que los paganos inconversos, que ahora estaban en la Igle­sia, todavía buscaran objetos "materiales" para adorar. Imágenes de los santos, cuadros y el crucifijo servían como objetos de su adoración.

 

Los paganos no podían confiar en un Dios que no CONOClAN; por eso comenza­ron            confiar en obispos, a quienes podían ver, tocar y oír con el oído na­tural.  Gradualmente la palabra de los obispos llegó a ser la ley y autori­dad,  hasta que ya no quedaba más VERDAD en la Iglesia.

 

A causa de que la gente estaba acostumbrada a que la autoridad política proviniera de Roma, fue muy fácil olvidarse de Dios y considerar a esta ciudad como la sede de toda autoridad. Poco a poco la Iglesia Romana recla­maba primacía en asuntos religiosos, tal como el estado Romano tenía prima­cía en asuntos políticos. Con el tiempo; Roma buscaba pruebas que apoyaran su demanda de primacía. Afirmaban que Pedro había sido el primer papa, aun­ que evidentemente sabemos qué él nunca estuvo en Roma. Esta pretensión de autoridad fue pasada entonces de papa a papa hasta hoy.

 

A la altura de la Edad Oscura, el papa llego a gobernar el Imperio entero como la máxima autoridad en él; por el contrario, la Iglesia era un desier­to, sin la verdad, sin gozo, sin justicia y abandonada por Dios, como está escrito en la profecía de Joel 1.11-20.

 

1. 590 - 1073 D. C. El poder del papa llega a la supremacía y termina con Gregorio VII, quien fue considerado poseedor del poder más grande.

 

2. 1073 - 1294 D. C. Es la época más Oscura de la Historia de la Iglesia.

 

3. 1294 - 1517 D. C. El poder del papa comienza a declinar y varios grupos comienzan a levantarse; terminando esta era con el avivamiento de las ciencias y las artes, que se conoce con el nombre de: "El Renacimiento". (Vea el cuarto árbol).

 

¿Se Olvidó Dios De Su Pueblo?

 

Como con Israel en tiempos antiguos, Dios nunca permite que la luz de la verdad se apague. (1 Sam.3.3). A través de la historia del Antiguo Testamen­to y toda la apostasía de los hijos de Israel, Dios, en su infinita mise­ricordia, siempre ha preservado a un remanente, que se ha adherido a la verdad. Dios nunca va a estar sin sus testigos en la tierra. Ha habido una sucesión de hombres justificados por la fe, que fueron preservados a través de toda la historia del hombre hasta el día presente. 2 R.19:30-3l; Is. l:9; Ex.14:22; Ro.11:5; Ez.6:8; Jer.2:32; Am. 5:15; Mi. 4:7; Zac.8:l2; Ro.9:27;

 

¿Donde se encuentra el verdadero pueblo de Dios en la historia de la Igle­sia?

 

Es desafortunado, pero desde el año 150 D. C  tenemos que mirar a aquellos grupos a los cuales la Iglesia consideraba "herejes," para  encontrar a verdaderos creyentes que adoraban a Dios en Espíritu y en verdad. Por un estudio minucioso se puede probar que Dios, a través de la historia, pre­servaba a un pueblo para llevar su nombre. Siempre ha habido grupos aisla­dos de creyentes que han tenido una experiencia con el Señor, y que viven conforme a ella, cueste lo que cueste.

 

C. PERIODO MODERNO. 1517- Hasta Hoy.

 

Aquí comienza la restauración de la Iglesia Invisible, (la verdadera) que sigue hasta estos días.

 

l. Los años 1517 - 1684 es el Período de la Reforma.

 

2. De 1684 Hasta hoy se llama el Período Evangélico moderno.

 

3. La Restauración del Espíritu Santo. 1902. 1906,1948.

 

(Vea cuarto, quinto y sexto árbol).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LA IGLESIA - DE DECADENCIA A PODER.

 

A. LA DECADENCIA VISTA EN FIGURA EN EL ANTIGUO TESTAMENTO.

 

1. EL SACERDOCIO CORROMPIDO EN EL PERIODO DE LOS JUECES.

 

Corno hemos visto, la Iglesia, que comenzó exhibiendo un gran poder espiri­tual, decayó a un lugar de formalismo muerto. La Iglesia había sido robada de su heredad espiritual en Cristo, "nadie dijo Restituid." El clero de la Edad Media, en su mayor parte, era corrompido; y no conocieron los caminos del Señor. El sacerdocio de Aarón había caído en una condición  similar durante el período de los jueces, y como consecuencia había confusión, tan­to  civil como religiosa. Una generación (que no conocía al Señor) se levan­to y fue guiada por un sacerdocio que no temía ni respetaba los caminos de Dios.

 

2. EL SACERDOCIO CORROMPIDO DURANTE EL TI EMPO DE LOS PROFETAS.

 

Al principio del libro primero de Samuel encontramos que el sumo sacerdote de Israel era un hombre que se llamaba Eli,  era viejo, tenía exceso de pe­so, estaba casi ciego, y tenía dos hijos inmorales; estos eran tan perver­sos, que se acostaban con las mujeres que venían a la puerta del Tabernáculo para ofrecer sacrificios (1 5.2.22). Esta fue la condición general de toda la nación. El sumo sacerdote, quien era el líder espiritual de la na­ción, ni aun tenía a sus propios hijos bajo control.

 

Se nos dice que la Palabra del Señor escaseaba en aquellos días (1 Sam.3.l). A causa de esta situación, el pueblo en general no tenía ni visión, ni en­tendimiento de lo que Dios quería hacer (1 Sam.3:1). Las cosas eran muy confusas para el pueblo de Dios. El futuro parecía oscuro  porque la luz de la verdad de Dios estaba apagándose. Pero; gracias a Dios, había un remanente fiel de personas que oraban y todavía creían en Dios. Había mujeres, como Ana, que todavía esperaban que Dios se moviera entre su pueblo; personas que estaban en oración constante y que preservaron la llama de verdad. An­tes que la lámpara de la verdad de Dios se extinguiera por completo, el Señor llamo a un jovencito con el nombre de Samuel (1 Sam.3:3-4). Este fue el principio de un avivamiento y de una restauración de las cosas de Dios, porque sabemos que Samuel fue uno  de los ministerios más puros del Antiguo Testamento.

 

3. PRECISAMENTE LO MISMO SUCEDIÓ EN LA IGLESIA.

 

Las Edades Oscuras habían dejado a la Iglesia en tal condición, que el sacerdocio oficial no temía al Señor y tampoco inquiría en sus caminos. La  Iglesia había perdido  el Espíritu; y las grandes verdades de la Palabra de Dios ya no fueron experiencias en la vida de la gente que asistía a las Iglesias. Pero Dios es fiel, el nunca deja que se apague por completo la luz de su verdad. En cada generación ha quedado su remanente fiel de creyentes que se ocupan en pedir a Dios una visitación. Mientras que atendía a las oraciones; y antes que la lámpara de verdad se apagara por completo, Dios llamo a un hombre que se llamo Martín Lutero, y el valle de los huesos secos comenzó a moverse (Ez.37).

 

B. LA RESTAURACION PROMETIDA POR JOEL.

 

1. EL CUADRO PROFETICO DE JOEL EN RELACION CON LA PÉRDIDA DE LA VERDAD.

 

Dios ha restaurado la verdad a la Iglesia en casi el mismo orden en que es­ta la había perdido. El profeta Joel nos da un buen cuadro profético de lo que Dios tiene que hacer en los últimos días. Cuando él comienza su profecía, hace un resumen de lo que ha tomado lugar en relación con la perdida de la verdad. Joel 1.4. "Lo que quedo de la oruga comió el saltón, y lo que quedo del saltón comió el revoltón; y la langosta comió la que del re­voltón había quedado."

 

Joel muestra la perdida de la verdad como un insecto deshojando un árbol en sus varias etapas. Nos dice que la oruga ha comido. La oruga es la etapa de larva de un insecto, y sólo es un pequeño gusano, que come muy poquito. De una distancia ni aun se puede ver el efecto de lo que esta comiendo, pero es el principio de algo devastador. No es un asunto de lo poquito o lo mu­cho que el gusano come, pero es la amenaza potencial de este  gusano en sus etapas siguientes. Si esta larva sigue creciendo va a desarrollarse en algo mas peligroso, pues se convierte  finalmente en una langosta; esta come las hojas tiernas, y cuando viene como una plaga pueden comer todo lo verde, las hojas, y aun la corteza de los árboles dejando atrás una desolación te­rrible. La tragedia de todo esto es que si el proceso sigue, la langosta tiene la potencialidad de producir cada vez más langostas. La langosta, que esta comiendo poco a poco la vida de la Iglesia, es figura de amargura, crítica, descontento, pereza e infidelidad. En su etapa de em­brión es inofensiva, pero en su etapa de madurez es un insecto destructor.

 

2. JOEL COMO PORTAVOZ DE LA PROMESA DE RESTAURACION DE DIOS.

 

Esta fue la condición de la Iglesia como la encontramos en 1500. D. C. aproximadamente. Como un árbol de Dios, la Iglesia ha sido despojada de to­da vida espiritual. Pero Joel como portavoz de la promesa de Dios, trae a la Iglesia el mensaje que Dios va a restaurar todo lo que estos insectos han comido Joel 2.23-26.

 

C. RESTAURACION DE LAS VERDADES DESDE LA REFORMA.

 

1. RESTAURACION DE JUSTIFICACION POR FE.

 

a. Martín Lutero recibe la Revelación de Justificación en 1517.

 

Dios comenzó la restauración de las verdades a la iglesia al revelar pri­mero, la más  fundamental en la experiencia cristiana. Dios restauro la verdad de la justificación por fe en Jesucristo. Hasta que el hombre venga y beba del pozo de salvación, todas las demás búsquedas son insignificantes. El hombre inconverso no puede entender las cosas de Dios, y tampoco las puede conocer. Y así fue que, a principios del siglo XVI, escogió una vasija para usarla para su gloria. Esta vasija fue Martín Lutero. Martín Lutero fue un joven bien preparado que ya había comenzado su edu­cación en áreas de legislación. Durante su estudio, se sintió muy inquieto en su espíritu acerca de cuestiones de la eternidad, y a las preguntas que tenía, nadie le podía responder. Era miembro de la Iglesia pero care­cía de una salvación personal. Esta preocupación espiritual le hizo aban­donar su carrera y unirse a un monasterio, donde esperaba encontrar las respuestas a sus muchas preguntas.

 

b. Mientras que Martín Lutero siguió sus estudios, entendió su propia condi­ción pecaminosa e indigna. Y para pacificar su conciencia en cuanto a la justicia de Dios, decidió hacer vigilias y ayunos. Y aun se castigaba y entraba a "confesión" sin sentirse mejor. Nada de esto trajo paz a su al­ma. Totalmente frustrado. Martín Lutero declaró que no podía amar a un Dios que demandaba tanto de los hombres.

 

c. Lutero continuó su búsqueda de paz interior, y alguien le recomendó que hiciera una peregrinación a Roma. La Santa Ciudad donde "su fe se inspi­raría." Roma era el centro de religiosidad y ofrecía al pecador muchos medios de indulgencias. Fue mientras que Lutero visitó Roma y se reunió con otros para hacer obras buenas que él comenzó a dudar del valor de tales obras. Un día mientras que subía los escalones de la catedral de San Pedro repitiendo el "Padre Nuestro" en cada escalón para liberar a su padre del purgatorio, esta pregunta vino a él. "¿Quien sabe si esto es la verdad?". .

 

     d. Fue entonces que él comenzó a considerar detalladamente muchas de las tradiciones de la Iglesia. Estuvo especialmente disgustado con el uso de indulgencias para liberar a los hombres de la responsabilidad de vivir vidas piadosas. En 1517, mientras que clamaba a Dios se encontró con él. Estuvo leyendo Rom.1:16-17, y Dios, por su Espíritu, vino y vivificó la pa­labra de verdad. Por primera vez. Lutero realizó que "el justo por su fe vivirá." Lutero creyó, con todo su corazón que esto era tan sencillo y claro que tan pronto como el compartiera lo que había descubierto toda la Iglesia lo entendería inmediatarnente, y todos experimentarían la misma salvación personal que el había experimentado. Pero no fue así. Muchas personas sí recibieron lo que Lutero enseñaba, pero la Iglesia Católica Romana le condenó.

 

     f. El encontró muchos puntos doctrinales contrarios a los de la Iglesia Ca­tólica Romana; y predico contra muchas de las doctrinas que habían causa­do la decadencia de la Iglesia.

 

1) Enseñó que solamente Cristo era el mediador entre Dios y el hombre.

 

      2) Enseñó que las indulgencias no quitaban ninguna culpa; ni afectaban, ni ayudaban a las almas  en el purgatorio, y que el cristiano arrepentido podría recibir perdón al venir a Cristo en  fe.

 

3) Negó que el Papa y el clero tenían poder sacerdotal sobrenatural y reafirmo la doctrina del sacerdocio de los creyentes.    

 

4) Negó que solo el papa podía interpretar las escrituras y declaró que cualquier creyente verdadero podía escudriñar las escrituras. (2 Ti.2:15; 2 P. l: 20).

 

5) El también afirmo, que cualquier creyente con entendimiento de las es­crituras era mayor, y tenía más autoridad que cualquier Papa sin ellas.

 

g. Oposición se levanto alrededor de Lutero y sus seguidores quienes tenían mucho trabajo en el área de definición doctrinal. La mayor parte de este trabajo fue hecha para presentar una defensa escritural de su posición. Con el tiempo, no obstante estas formulas llegaron a ser credos y se formó una nueva Iglesia. Lutero nunca intento o quiso dividir la Iglesia; pero como sus creencias se separaban cada día más de las de la Iglesia católica, por fin una separación definitiva sucedió. Este nuevo movimien­to fue conocido como la Iglesia Luterana.

 

2.- RESTAURACION DEL BAUTISMO EN AGUA 1524.

 

a. La Invalidez del Bautismo de Infantes.

 

Sólo  siete a años después que los ojos de Martín Lutero fueron abiertos a la verdad de justificación por fe. Dios comenzó a revelar la próxima ver­dad a unos seguidores de Lutero. Hombres como Hubmaier, Grebel y Manz, comenzaron a buscar al Señor, teniendo en su corazón duda acerca de la realidad del bautismo de  bebes. Si la salvación en verdad venia por fe, ¿Cómo podían administrar el bautismo a infantes  que no tenían ninguna profesión de fe? No paso mucho, antes que estos hombres pusieran en prác­tica su teoría e instituyeran el bautismo de los creyentes adultos, por inmersión. Cada vez más los creyentes vieron la verdad del bautismo y fueron bautizados en el agua. Pronto estos creyentes que eran desechado de la sociedad religiosa de su día. Comenzaron a formar sus propias Igle­sias creando así una nueva sociedad.  

 

b. El Nombre del Nuevo Grupo fue "Anabautistas," después' "Bautistas."

 

A los seguidores de la nueva enseñanza les llamaron los "Rebautistas," pero después fueron conocidos como” bautistas," puesto que sentían que solo habían sido bautizados correctamente, una sola vez. Este grupo re­cibió una persecución tremenda, tanto de los luteranos como de los Cató­licos Romanos, por esta practica. Los luteranos, quienes habían sido perseguidos por los católicos, se unían a ellos en contra de los Bautis­tas, y pretendiendo practicar el rito del bautismo en agua, les mantenían  bajo el agua hasta que se  ahogaban. Así, cientos fueron mártires por su fe. ¡Que tragedia! El mismo grupo que había escuchado  la voz de Dios y había respondido en una manera positiva, ahora cerraba sus oídos a la si­guiente verdad que Dios estaba revelando. Los líderes de la visitación de 1517 llegaron a ser los perseguidores de la visitación siguiente. Dios estaba visitando a su pueblo para establecer una verdad, pero muchos no estaban abiertos para recibirla.

 

C. Con la Doctrina de Bautismo fueron enseñados los Cinco Puntos Principales:

 

1)    Se creía que el bautismo solo  era administrado correctamente si se ha­cia por inmersión. Este fue el único método conocido en el Nuevo Testamento (Mt.3:l6; Hch.8:38; Jn.3:23).

2)    Solo bautizaban a los que se habían arrepentido y habían hecho su confesión de fe en el Señor Jesucristo (Hch.2.38, 8.37). Un infante no puede arrepentirse, tampoco puede creer con todo su corazón.

3)    El bautismo fue considerado como un acto de obediencia a la Palabra de Cristo (Mt.28.l9, Ro.6.16-l7j 5.19). Si en verdad un hombre tiene fe en Dios, hará lo que el  manda.

4)    En el bautismo esta involucrado el primer pasó de la santificación. El agua es el agente limpiador en la vida del creyente (Hch.22.l6), este se levanta del agua y recibe poder para andar en vida nueva (Ro.6.3-5).

5)    La Iglesia Bautista practicaba la separación de la Iglesia y el estado, cambiando así el rumbo que  e había desarrollado desde los días de Constantino. Para ser miembro de una congregación Bautista, no era su­ficiente nacer, .como un infante, en una sociedad cristiana, sino que tenía que "nacer de nuevo" por la fe en Jesucristo. Así, la Iglesia se componía, no de todos los miembros del estado, sino solo de los "lla­mados" que habían creído en el nombre del Señor.

 

3. RESTAURACION DE SANTIDAD 1738.

 

a. 200 Años sin más Luz.

 

Hubo un período como de 200 años de calma. Dios se había movido para res­taurar unas verdades tremendamente importantes; pero, había más que Salvación y Bautismo en agua en la experiencia cristiana. Posiblemente se necesitaban 200 años para que los creyentes realizaran esto. Aunque cada avivamiento o visitación fue caracterizado por un énfasis sobre el vivir una vida santa, notamos que cuanto más nos alejamos del evento, más des­cuidadas son las vidas; y esto es lo que sucedió en este período de 200 años. Aunque muchos entraron a la experiencia de Salvación y bautismo en Agua, encontraron ciertos problemas en vivir una vida victoriosa sobre las circunstancias.

 

b. Había cada vez mas gente que veía diferencia entre la profesión de fe y la vida del cristiano común, y decidieron buscar a Dios para tener una respuesta, una experiencia mas profunda. Comenzaron él tener hambre y sed de justicia. Cada visitación ha sido saturada con oración, y ha venido cuando los hambrientos deciden buscar al Señor. Dios comenzó a hablar por todo el mundo, Dios estaba comenzando a poner énfasis en otra área de la experiencia cristiana. Hacia el final del siglo XVI, Dios levanto a hombres que predicaban que había mas en la vida cristiana, que solo tener la doctrina correcta; había mas para la experiencia que solo asistir re­gularmente a la Iglesia, incluyendo la necesidad de separarse del mundo. Este gran mover comenzó en Alemania y se llama  el movimiento Pietista, que puso el fundamento para la restauración y renovación de santidad.

 

c. La Santidad era el mensaje para esa hora. Dios; estaba sonando otra trom­peta de verdad revelando otra área en la cual la Iglesia tenía que en­trar. El usó diferentes hombres como instrumentos para proclamar esta verdad. Los más prominentes fueron Jorge Witfield, Juan Wesley y su her­mano Carlos. Juan Wesley fue influenciado por muchos cristianos Moravos, miembros de un grupo religioso que se llamaba de los hermanos unidos, ex­perimento la salvación por la fe en 1738, mientras leía uno de los escritos de Lutero sobre Romanos. Mientras estudiaba la Palabra de Dios, rea­lizo que había mas en la vida cristiana de lo  que el tenía. Vio que hacía mucha falta vivir la vida cristiana conforme a la Biblia, una vida dife­rente a la del mundo. Podía distinguir muy poco contraste entre el reino de tinieblas y el reino de luz.

d. Conforme Juan Wesley estudiaba la Palabra de Dios, estaba mas convencido que Cristo había provisto  no solo un lugar para nosotros en la eterni­dad, sino que nos ofrecía también una vida nueva y gloriosa en el tiempo presente. El creyó que sin la santidad nadie vería al Señor (He.12.14). El llego a la convicción de que cuando un cristiano mira al Señor, bus­cando justicia, puede alcanzar motivos justos que dominen su vida, y así lograr tener amor para Dios y su prójimo. Creía que este amor le libraría del pecado, así que comenzó a predicar con un nuevo celo y énfasis. La gente se sentía satisfecha con su cristiandad, aceptando una vida de de­rrota. Juan Wesley predico que somos responsables de la manera en que vi­vimos. Si estamos en Cristo, somos nuevas criaturas, y tenemos la respon­sabilidad de vivir como nuevas criaturas. Wesley predicaba como, tal vez, ningún hombre jamás ha predicado. Predicaba tres veces al día a multitu­des que llegaban hasta 20,000 personas. El poder de Dios era tan fuerte­mente sobre él, que miles caían en el suelo bajo una convicción de pecado que sobrevenía a la multitud. Había un llamamiento para arrepentimiento y una vida separada.

 

     e. Muchos cristianos respondieron al mensaje de santidad, pero muchos tam­bién rechazaron lo que Dios estaba diciendo en aquellos días. Perdieron su día de visitación y llegaron a ser los perseguidores de la verdad. Una cosa trágica sucedió en estos 200 años de calma. Las Iglesias estaban tan encerradas en sí, y en sus declaraciones doctrinales, que cuando Dios de­rramo mas luz sobre la verdad que la Iglesia había perdido, no había lu­gar para ella en la constitución o tradición. En vez de cambiar o aumentar sus credos formulados tan cuidadosamente, y por los cuales había pe­leado y aun muerto, escogieron rechazar la verdad presente.

 

      f. Pero Dios todavía se movía, y los que se movían con Dios vieron creci­miento. Muchos cristianos encontraron una nueva vida de victoria al pasar a través de esta puerta de verdad restaurada. Comenzaron a entender los principios de oración y ayuno. Aprendieron a buscar a Dios para su direc­ción. Aprendieron como  apartarse del mundo y vivir separarlos para el evangelio. Aprendieron como disciplinarse por Cristo. A causa de esta disciplina y su característica metódica de estudio bíblico, oración y vi­da cristiana, llegaron a ser conocidos como metodistas. (En relación con el tema de santidad vean  las siguientes citas, He.2.l1; 12.10; Ro.12.1-2; 1P.1.5-.6; 3.15; Jn.17.17-19; Fi1.3.7-10; Ech.20.32)

 

3.  RESTAURAC1ON DE SANIDAD 1874.

 

a. Dios siempre es progresivo, es el hombre quien generalmente reposa satisfecho en una verdad. Dios tiene un plan y  el  va a moverse continuamente hacia la meta, a través de sus tratos con el hombre. 100 años después de que Wesley llamo al pueblo hacia el arrepentimiento y una vida de santi­dad, Dios se movió otra vez para restaurar algo mas de la heredad perdida de la Iglesia. Por su Espíritu sacudía corazones de hombres, tales como A. J. Gordon, F.B. Meyer, Andrew Murray y R.A. Torrey. También se movía en el corazón de un ministro Presbiteriano llamado Albert Benjamín Simpson (1844-1919).

 

      b. En el año de 1875, cuando Simpson había sido ministro por 10 años, expe­rimentó una renovación profunda en su relación con su Salvador. El llamo a su experiencia "la plenitud de la bendición de Cristo," o santificación "Mediante fe en la provisión de la expiación." Esta experiencia revolu­ciono su vida cristiana. Se levanto con un celo ferviente por el Señor, pero pronto se fatigo a causa del trabajo excesivo. Estuvo delicado de salud, y durante este tiempo escudriñaba las escrituras para conocer acerca de la naturaleza del hombre, la naturaleza del pecado, y nuestra posición en Cristo como creyentes. El vio que el hombre es poseedor de dos naturalezas que fueron afectadas por la caída, su cuerpo fue expuesto a enfermedad; su alma fue corrompida por el pecado. Entre  as estudiaba, mas se convencía que Dios había hecho provisión para el alma enferma de pecado, y para las enfermedades del cuerpo. Dios confirmo su Palabra a él sanándole y extendiendo su ministerio otros 35 años; Dios estaba restau­rando la verdad de sanidad divina a la Iglesia.

 

c. La Enseñanza de Simpson.

 

Simpson predicaba y escribía acerca de 10 que Dios le había mostrado. Te­nía un éxito tremendo en Campañas de Sanidad. Fundo el movimiento de "La Alianza Misionera Cristiana;" proclamando lo que el llamaba "El Evangelio Cuádruplo," Jesucristo es "Salvador, Santificador, Sanador, y el Rey ve­nidero." Estos son algunos de los principios de Sanidad divina que han sido tomados de su libro, "El Evangelio de Sanidad."

1)    El hecho de que exista la enfermedad, se debe a la caída y al estado pecaminoso del hombre. Si la enfermedad fuera parte de la constitución natural de las cosas, entonces podríamos tratarla con medios naturales.                                                                                                             Si la enfermedad es el resultado de la caída del hombre, podemos espe­rar que también habrá provisión en la redención para santidad.

2)    Encontramos el centro de la redención en la cruz dé nuestro Señor Jesu­cristo, y ahí debemos buscar los principios fundamentales de Sanidad Divina.

3)    Pero hay algo que es aun más  alto que la Cruz. Es la resurrección de nuestro  Señor. En la resurrección, el Evangelio de Sanidad encuentra la fundación mas profunda, de su existencia. La muerte de Cristo destruye al pecado (la raíz de la enfermedad), pero es  la  vida de Jesús que es la fuente de salud y   vida para nuestros cuerpos redimidos.

4)    En Cristo debe haber una vida totalmente nueva. Si un hombre esta en             Cristo,"Nueva criatura es." (2 Co.5.17).

5)    La redención física que Cristo trae no es solamente sanidad, sino también vida.

6)    Es el Espíritu Santo  que trae esta nueva vida a nosotros. Por eso, es muy difícil para muchos encontrar fe para aceptar al Sanador, cuando no conocen al Espíritu Santo.

7)    Esta vida nueva tiene que venir  como todas las bendiciones de la re­dención de Cristo, por la gracia gratuita de Dios, sin obras, y sin distinción de mérito, o sea, sin acepción de personas.

8)    La condición de esta grande bendición es fe sin vista. Como con Abraham, se requiere un acto de fe para apropiarse del Don.

9)    ¿No es el Evangelio de Salvación, un mandamiento como también una pro­mesa? ¿Y no es el Evangelio de Sanidad de igual autoridad?

 

d. Los principios de Sanidad se encuentran a través de las Escrituras. Sabe­mos que la Iglesia Primitiva estaba funcionando en esta área, pero el Es­píritu tenía que vivificar, otra vez, esta verdad a la Iglesia  a finales del siglo XIX. Había muchos que rechazaban lo que Dios dio a A. B. Simpson; pero el estuvo seguro de su enseñanza, porque lo que Dios le había dado no fue su propia idea, sino fue un concepto o una verdad que se basaba totalmente en la Palabra de Dios.

 

Un esqueleto escritural de esta verdad de Sanidad puede incluir lo si­guiente:

 

1)    Ex.15:25-26. Esta es la primera promesa de Sanidad. Notemos que la enfermedad pertenecía a Egipto (Compare Sal. 105:37).

2)    Sal 103:2-3. Dios, no el hombre, Es el libertador de la aflicción humana.

3)    Is.53:4-5. Provisión fue hecha para nuestra sanidad, en el calvario (Compare: Mt.8:16-17 y 1 P. 2:24).

4)    I Co.11:30. Hay  algo que Cristo dejó con nosotros para suplir esta necesidad.

5)    Ef.5:30. El cuerpo de Cristo nunca sufrió enfermedad, y hemos sido participes de su carne y hueso.

6)    Ro.8:11. Esto no es para una resurrección futura, sino que es una realidad presente.

7)    He.13:8. Esto es para todas las generaciones de creyentes, porque Dios no cambia su Palabra.

8)    Stg.5:14. A finales del siglo apostólico tenemos la comisión de sanar a  los enfermos. Es más que un privilegio, es un mandamiento.

 

5.- RESTAURACION DEL BAUTISMO DEL ESPÍRITU SANTO 1901. 1906.

 

a. Avivamiento por el Espíritu Santo en Wales, Inglaterra; en Carolina del Norte, y en Topeka, Kansas, E.E.U.U. En el mismo tiempo Dios se movía en una gran manera por toda la tierra. Por todas partes cristianos sinceros estaban orando, ayunando y buscando a Dios para una visitación más. En 1904 - 1905 vino un gran avivamiento en Wales, Inglaterra. Parece que comenzó con una chispa de algo que ya estaba empezando a arder en los Es­tados Unidos. Por varios años hubo una gran necesidad entre muchos cris­tianos; sentían que Dios iba a moverse otra vez. Dios confirmó estos sen­timientos derramando de vez en cuando su Espíritu. En 1896, en Carolina del Norte, un pequeño grupo experimento que Dios les abría las ventanas del cielo y derramaba su Espíritu Santo, la gente comenzó a profetizar y a hablar en otras lenguas. En 1901 Dios hizo la misma cosa a un grupo de creyentes en Topeka, Kansas; preparando así el escenario para un gran derramamiento, unos pocos años mas tarde.

 

      b. El Derramamiento del Espíritu en la calle Azusa de los Ángeles en 1906. Dios derramó su Espíritu en una manera milagrosa. Un escritor que estuvo presente lo describe así, "En los cultos de la calle Azusa se inició el movimiento Pentecostal. Su Fuego aparentemente era tan intenso, que en muy poco tiempo tuvo su efecto en todo el mundo. El fuego fue llevado con rapidez a través de los Estados Unidos. Fue un maravilloso día de Pentecostés para la Iglesia.

 

Todos los avivamientos anteriores habían movido solamente el intelecto, es decir, la parte interior del hombre; sin haber tenido manifestaciones exteriores. Dios había puesto el fundamento de una reverencia verdadera y profunda hacia el, sobre el cual se podía demostrar verdadero gozo mani­festado por los creyentes en los cultos de adoración. No habrá un gozo verdadero sin una profunda reverencia hacia Dios. Cualquier manifestación física, aparte de esta profunda reverencia hacia Dios, es sencillamente una manifestación de la carne.                                  

 

c. Reacción de los Seguidores de los Movimientos anteriores.

Mientras que Dios derramaba su Espíritu, y los hombres hablaban otras lenguas y profetizaban, había una gran confusión en los círculos religio­sos. Hubo una reacción violenta en contra de tal manifestación exterior de emoción posiblemente; más que en cualquier otra visitación, estos cristianos que habían recibido el bautismo con el Espíritu Santo, con la evidencia de hablar en lenguas, fueron perseguidos por otros cristianos que no habían tenido esta experiencia. "Estos habladores de lenguas” fue­ron excomulgados de sus iglesias, las cuales peleaban enérgicamente en contra de ellos.

 

LA RAZON POR LA QUE HAY TANTAS IGLESIAS DIFERENTES.

Al tener una idea de lo que Dios esta haciendo en relación a su plan y propósitos eternos, no es difícil para nosotros ver la razón por que hay tantas Iglesias hoy en día;  esta es una pregunta que se hacen las multitudes de hoy, y para muchos, esto sirve como una excusa para no aceptar a Cristo. Pero a la luz de lo que  hemos visto a través la historia de la  Iglesia, la respuesta es evidente.

 

b. Cuando Dios comienza a restaurar una verdad presente dentro de la Igle­sia, habrá por lo menos dos reacciones en el pueblo de Dios. Algunas per­sonas lo recibirán, y otras lo rechazarán. Esto es lo que sucedió en los días de Lutero. Dios quería restaurar a la Iglesia la justificación por fe. Algunas personas recibieron con alegría la Palabra y entraron en la experiencia de lo que Dios estaba haciendo; pero otros rechazaron el mo­ver de Dios y continuaron en sus tradiciones.

 

c. Los seguidores de Lutero volvieron a hacer todos los antiguos credos y declaraciones formales de fe, sobre la base de la nueva experiencia que habían tenido. Escribieron   sus doctrinas  y formulas que llegaron a ser la prueba de su doctrina sana. Pero Dios no había terminado la restaura­ción de su Iglesia. Todavía no había terminado de hablarles.

 

      d. Pronto Dios hablo otra vez. Dios dijo "el que cree y es bautizado será salvo." Muchos luteranos recibieron con gozo esta verdad y se movieron siguiendo la voz de Dios. Otros miraron y examinaron las declaraciones de sus credos; cuando no encontraron lugar para esta nueva doctrina se ne­garon a moverse. Por supuesto, no había lugar en sus credos para esta ex­periencia. ¡La Iglesia la había perdido ya hacia  más de mil años!

 

     e. En resumen, ésta fue la causa principal de la división entre la cristian­dad. Cuando los hombres hacen credos, se meten en una caja, e impiden la posibilidad de que Dios añada otra verdad a lo que ya ha dado. Qué trage­dia que casi cada Iglesia que comenzó a responder a la voz de Dios en la restauración, se encerró dentro de sus credos. Los formularon diciendo: CREEMOS ESTO Y ESTO Y ESTO Y nada más. Así no podían recibir más revelación. Tenemos que saber lo que creemos para poder formularIo; pero no debemos permitir a aquel credo dominar lo que Dios quiere decirnos, mien­tras que se mueve para restaurar a la Iglesia la verdad perdida. Cuando nos movamos con Dios, iremos de gloria en gloria.

 


Regresar al Menu Principal          Regresar al Menu de Estudios          Ir a Estudio Siguiente>>


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=