Ministerios Elohim

La Ofrenda

Regresar al Menu Principal          Regresar al Menu de Estudios          Ir a Estudio Siguiente>>


 

LAS OFRENDAS

INTRODUCCION.

Génesis 15:1-21 dice:

Después de estas cosas vino la palabra del Señor a Abram en visión, diciendo no temas, Abram, yo soy tu escudo, y tu galardón será sobre manera grande y respondió Abram: Señor Jehová, ¿qué me darás, siendo así que ando sin hijos y el mayordomo de mi casa es ese damasceno Eliezer? Dijo también Abram: mira que no me has dado prole, y aquí que será mi heredero un esclavo nacido en mi casa. Luego vino a él palabra del Señor diciendo: No te heredará este, sino un hijo tuyo será el que te heredara y lo llevó fuera y le dijo: Mira ahora los cielos y cuenta las estrellas, si las puedes contar y le dijo así será tu descendencia creyó Abram al Señor y le fue contado por justicia y le dijo yo soy el Señor que te saqué de Ur de los caldeos para darte a heredar esta tierra y el respondió Señor Jehová, ¿en qué conoceré que la he de heredar? y le dijo tráeme una becerra de tres años y una cabra de tres años y un carnero de tres años una tórtola también y un palomino y tomó el todo esto y los partió por la mitad y puso cada mitad una enfrente de la otra más no partió las aves y descendían aves de rapiña sobre los cuerpos muertos y Abram las ahuyentaba mas a la caída de el sol sobrecogió el sueño a Abram y he aquí que el temor de una grande oscuridad cayo sobre él. Entonces el Señor dijo: Abram ten por cierto que tu descendencia morará en tierra ajena y será esclava allí y será oprimida cuatrocientos años mas también a la nación a la cual servirán juzgaré yo; y después de esto saldrán con gran riqueza y tú vendrás a tus padres en paz y serás sepultado en buena vejez y en la cuarta generación volverán acá, porque aun no he llegado a su colmo la maldad del amorreo hasta aquí y sucedió que puesto el sol y ya oscurecido se veía un horno humeando y una antorcha de fuego que pasaba por dentro de los animales divididos en aquel día el Señor hizo un pacto con Abram diciendo: a tu descendencia daré esta tierra, desde el río de Egipto hasta el río grande, de la tierra de los ceneos, los cenezeos, los heteos, los ferezeos, los refaítas, los amorreos, los cananeos, los gerjeseos y los jebuseos.

INTRODUCCION

Una de las habilidades que el ser humano  debe tener, es la habilidad de saber presentarse delante de Dios.

 

Cada vez que Dios iba a hablar con alguien en la Biblia, siempre  pidió  que se le presentara algo, “una ofrenda”, para a si luego  poder hablar; lo hizo con Abel, con Noe, con Isaac, con Jacob, con Moisés, con Abraham y con su hijo.

 

A continuación estudiaremos la ofrenda de Abraham y la ofrenda del Padre.

 

Si hay alguien a quien tenemos que prestarle atención en sus pasos y en su relación con Dios en la vida es a Abraham, porque en el nuevo pacto cuando Pablo habla acerca de la vida de fe en Gálatas 3:6,29 dice: Así Abraham creyó a Dios y le fue contado por justicia, Sabed, por tanto, que los que son de fe, estos son hijos de Abraham… Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente descendientes de Abraham sois, y herederos según la promesa.

DESARROLLO

Dios habla a Abraham y lo lleva fuera  y le dice: mira ahora los cielos y cuenta las estrellas si las puedes contar, así será tu descendencia; y creyó  a Jehová, y le fue contado por justicia. Y le dijo yo soy el Señor que te saqué de Ur de los caldeos para darte a heredar esta tierra

 Abraham fue declarado justo, no por las cosas que dijo, sino por la fe que abrazó. Le creyó a Dios y dijo: esto es asunto terminado;…mi mujer es estéril y yo tengo cerca de ochenta años, humanamente no hay posibilidad, pero Dios no me habla de un hijo, Dios me habla de descendencia y Dios me dice que va a ser así. Lo creo, y punto; esto no se discute mas; si Dios lo dijo así será.

 

Ahora Abraham  dice: Señor Jehová, ¿en que conoceré que la he de heredar? y la versión Dios habla hoy dice: Señor y Dios como ¿podré estar seguro de que voy a heredar esta tierra? pero me gusta esta versión que dice: oh Dios eterno ¿como sabré que he de asumir la posesión otorgada?

Abraham buscó seguridad  preguntándole a Dios ¿Cómo yo podré estar seguro que esto que  me dices va a ser cierto?

Usted tiene que usar sentido práctico con Dios, Abraham se sienta y le dice al Señor: yo lo que quiero saber es como voy a conocer la posesión adquirida de esto que me dices, ¿como yo la  voy a posesionar?

Y Dios dice: para que esto sea visible y para que te quede bien grabado en tu cabeza, vas a hacer algo específico: tráeme una becerra de tres años, una cabra de tres años, un carnero de tres años, una tórtola también y un palomino. El tomó todo eso y lo partió por la mitad y puso cada mitad una en frente de la otra, mas no partió las aves.

Dios le dice: ..”¿sabes que Abraham?” me vas a traer una ofrenda, pero no cualquier ofrenda, va a ser una ofrenda que yo te diré y como yo te lo ordene, vas a hacerme una ofrenda pero no va a ser una ofrenda cualquiera, es una ofrenda por tus linajes.

 La acción de fe que daría seguridad a Abraham era presentar una ofrenda con propósitos específicos y definidos, no lo que el sentía o quería. Dios no le dijo: …”tráeme algo que tu veas” le pidió algo específico:

Me vas a traer una becerra de tres años, una cabra de tres años, un carnero de tres años, me vas a traer una tórtola también y un palomino.

 Aunque algunas personas no lo entiendan, no podemos decirle a Dios yo te doy lo que  quiera, y doy sin esperar recibir nada” porque seríamos necios,  aunque  suene muy religioso y muy romántico no es bíblico. El señor mismo dejó este principio en su palabra: Lucas 6:38 dad, y se os dará: medida buena, apretada, remecida y rebosando darán  en vuestro regazo.

Porque cuando usted camina en asociación con Dios llega un momento que los deseos suyos son los deseos de Dios,  y los de Dios los suyos.

Dios no juega, Abraham tenía que representar la ofrenda y tenía que  reprender a las aves de rapiña que querían comer lo que le presentaba al Señor. Aves de rapiña son comentarios, son palabras, son falsas enseñanzas, pensamientos que vienen a través de dardos y a través de gente que no es de fe.

Hermano, cuando Abraham presenta la ofrenda y está ahuyentando las aves de rapiña Dios comienza a  hablarle de su futuro y de sus generaciones desde el medio de una ofrenda específica pedida para un fin específico, porque la ofrenda que Dios le pidió representaba el linaje que iba a tener y lo que iba a ser su descendencia. Dios le hablo desde esa ofrenda al pedirle una becerra de tres años, una cabra de tres años, un carnero de tres años, una tórtola y un palomino. Porque era ofrenda que representaba toda la descendencia de Abraham que  ni siquiera poseía porque ni siquiera  hijo tenía. Pero Dios le pidió una ofrenda específica para, luego  hablarle de  sus generaciones.

Porque Dios no puede hablarte de grandes cosas si tú no eres capaz de presentar una ofrenda de consagración, ejemplo:

Dios en la raza humana no te habla ni por Maria, ni por los ángeles, ni por la iglesia católica, ni por la religión evangélica, ni por los mormones, ni por   Buda. Dios te habla desde la ofrenda perfecta que Él dio a la humanidad que es Jesucristo y fuera de esa ofrenda Dios no iba hablarle ha nadie, por que el  padre dio todo poder al Hijo, y fuera del hijo no hay salvación.

 

Todo el juicio ha sido dado al Hijo, porque el Padre te habla por el Hijo y no por otro santo, ni por ángeles, porque el Hijo es la ofrenda perfecta del Padre para toda la raza humana. Solo por el hijo Dios habla y por nadie más, por que debajo del cielo no hay otro nombre en que podamos ser salvos.

 Por una obra no hay salvación, pues nuestras obras sin cristo  son como trapos de mujer menstruosa delante de él.

 

Porque Dios habla por el Hijo, pues el Hijo es su ofrenda perfecta al mundo. Desde esa ofrenda perfecta que Dios entregó para la redención del ser humano va a determinar y va hablarte a tu vida, cuando Dios  habla de lo grande y  pide algo específico. Es por que desde  allí  va a tomar como referente para afirmar palabras en tu vida.

Podemos observar que el primero que nos enseña a ofrendar, es el padre, cuando digo primero, me refiero a primero en rango, en jerarquía, el padre ofrendó para si mismo por nosotros  a su hijo y mire todo lo que el padre soltó a través de esa ofrenda; soltó vida eterna y vida en abundancia, Jesús dijo: yo he venido para que tengan vida y vida en abundancia y la Biblia dice en Romanos 8. 32. el que no escatimó ni a su propio hijo sino que lo entregó por todos nosotros ¿Cómo no nos dará también  con el todas las cosas?

En la becerra, en la cabra, en el carnero, en la tórtola y en el palomino que Abraham presentó a Dios; Dios le habló  de lo grande y de lo macro y de sus generaciones y luego Cristo se dio por nosotros en ofrenda al padre, en estas dos ofrendas, de Abraham y la del padre, está representada toda la gente, toda la descendencia de Abraham según la fe.

¿Por qué Dios le pide esa ofrenda a Abraham? porque desde esa ofrenda  Dios le habló de su generación y le hablo por los próximos cuatrocientos años, le dijo ten por cierto que tu descendencia morará en tierra ajena, no te heredara este si no un hijo tuyo. En aquel viaje Jehová hizo un pacto con Abraham diciendo: a tu descendencia daré esta tierra.

Dios le hablo a Abraham de lo grande y de lo macro,  por los próximos cuatrocientos años que el no iba a vivir, pero su descendencia si iba a estar en la tierra; desde esa ofrenda Dios le hablo de lo que iba hacer su descendencia, cómo saldrían de la nación de Egipto; como estarían oprimidos; como volverían; y la tierra que el pisaba hoy su descendencia la tendría en posesión mañana. Entonces  Dios le hablo desde esa ofrenda de su generación y le dio seguridad de su futuro.

Hermano, tu grandeza en la vida no es sobrevivir los años que vivas, sino dejar una herencia y ver por los años que no vas a vivir en tu tierra pero que tu descendencia va a honrar y va a bendecir al Señor.

Si usted como padre le deja a sus hijos la misma vida que a usted le heredaron sus padres, no sirvió para vivir, tenemos que heredarles a nuestros hijos una mejor iglesia, no una iglesia religiosa, sino una iglesia fiel, heredarles el ser generosos, y enseñarles los principios de vida del reino; y para eso tenemos que ofrendarle hoy a Dios nuestra vida, nuestro tiempo, nuestros recursos, para que nuestras generaciones futuras vivan bajo el pacto que nosotros como padres hicimos con Dios. Trabajemos hoy para que ellos vivan mañana y sigan edificando sobre lo que nosotros hoy construimos, pactemos con Dios por nuestras generaciones futuras como lo hizo nuestro padre Abraham.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

 

Entonces hay algo que podemos perdernos, porque algunas veces nosotros somos de tan poca fe que Dios nos habla y a la semana estamos buscando otra palabra.

Cuando cristo estuvo en la tierra los escribas y fariseos que eran sus mayores opositores, cuando le oyeron decir  y conoceréis la verdad y la verdad os hará libre, ellos dijeron: linaje de Abraham somos y          jamás hemos sido esclavos de nadie y Jesús les dijo si fuereis hijo de Abraham las obras de Abraham Harías.

Cuando le pidió ofrenda a Abraham, y le dijo específicamente lo que quería, lo hizo desde la perspectiva de que él es dueño de todas las cosas, y la Biblia dice que solo somos administradores. Nuestros hijos y todo lo que tenemos, y aun la salud, y la fuerza, y la habilidad, son del Señor, por eso la Biblia dice: Cuando entres en la tierra, y tengas buenas casas en que habites, y tu plata, y si tu oro se te multiplica, no digas “mi poder y la fuerza de mi mano me dieron esta riqueza”, sino acuérdate del Señor, tu Dios porque él, no tu, él te da el poder para hacer las riquezas, porque uno puede anhelar tener riquezas, pero es Dios que te da el poder de hacerlo.

Uno de los principios que tenemos que manejar siempre, es:  que “Dios es el dueño de todas las cosas”; ninguno de nosotros tiene  derecho de tomarse las cosas como propiedad nuestra, sino que la Biblia dice: “en el principio creó Dios los cielos y la tierra” es decir, del Señor es la tierra y su plenitud, el mundo, y los que en el habitan, que si él tuviera hambre, no lo diría a nosotros, que si tuviera sed, no lo estaría comentando, porque es de él, dice el Señor en el salmo 50: Es mía toda bestia que vive en el campo y todo lo que se mueve en los collados, es mío, me pertenece; y Hageo dice: Que toda la plata y el oro son del Señor”, es decir, Dios nunca a abdicado el derecho de dueño; y en Levítico 25, Dios dice Que nosotros estamos en la tierra como huéspedes del Señor, y que tenemos que dar cuenta de ella, porque Dios es el dueño de todo, así que, uno de los principios que tenemos que manejar siempre, es este, “Dios es el dueño de todas las cosas”, de lo que poseo, de lo que a puesto en mis manos. Inclusive Dios se toma el derecho de propiedad de los hijos, cuando dice: Herencia del Señor son los hijos, y cosa de estima es el fruto del vientre; aun el hijo que usted como varón engendro y como  mujer parió, y dio a luz, no es suyo, dice el Señor, que le pertenece a él, o sea, todo es de él, Dios es el dueño de todo.

 Usted y yo entonces ¿Qué somos?, administradores de las personas, de los bienes, de los talentos, de las habilidades, del  ministerio que Dios nos ha dado, de la familia, del Espíritu santo, de la unción que Dios pone en nuestras manos; y la Biblia dice que se requiere de los administradores, que cada uno se hallado fiel, ser buenos administradores, en la parte de tiempo, en la parte espiritual, en la parte económica; cuando usted es buen administrador, usted sabe que hay una parte que el dueño la reclama totalmente para si, y le deja lo demás para que usted lo administre, así que diezmos, ofrendas, primicias, siembras, no se discuten, el dueño lo pide y “yo” lo entrego; y la Biblia dice “Indefectiblemente diezmarás todo el producto del grano que rindiere tu campo cada año, no es una vez sino que es continuamente; así que hermanos Dios es el dueño de todas las cosas, nosotros solo somos  administradores.

Entonces ¿que función tienen las ofrendas delante de Dios? Es el medio que Dios usa para hablar y para bendecir como ya lo hemos dicho anteriormente. Entonces hermanos, que importante es que  ofrendemos a Dios todo lo que somos y todo lo que tenemos, por que todo fue creado por el y para él  

 

 

 

INVESTIGADO Y ELABORADO

LIC. PEDRO JULIAN GERONIMO.

 

 

AVALADO Y AUTORIZADO POR:

DR. GUILLERMO A. OLGUIN SAUCEDO

APÓSTOL.

 

 

 

 

                                     

 

 

 

 


Regresar al Menu Principal          Regresar al Menu de Estudios          Ir a Estudio Siguiente>>


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=