Ministerios Elohim

El Compromiso del Ministro

Regresar al Menu Principal          Regresar al Menu de Estudios          Ir a Estudio Siguiente>>


 

EL COMPROMISO DEL MINISTRO.

 

Dios se ha comprometido con nosotros y Dios quiere que nos comprometamos con Él.

 

Existen muchas profecías acerca de lo que en estos días iba a suceder. En las escrituras existen juicios para la tierra por causa del pecado y de la maldad. Y también existen promesas, para bendecir a muchos. ya hemos oído enseñanzas acerca de esos juicios.

 

Y este estudio es para los que ya sabemos mucho de las cosas malas, y que ahora tenemos un llamamiento para formar parte y equipo con los que están siendo capacitados, para hacer  el bien y atacar esa maldad, que tanto ha avanzado en este mundo.

 

Y para esto, Dios busca valientes que se atrevan y que se decidan comprometerse con él, y con ellos mismos.

 

Muchos han servido a Dios, y muchos están sirviendo a Dios  pero sin comprometerse, esto es, servir a Dios en lo que puedo, en el tiempo que yo quiero, pero no más allá en lo que me pueda comprometer.

 

Porque casi todos queremos servir a Dios, haciendo nuestros propios planes, proyectos, y en nuestra propia voluntad y sabiduría, pero dejamos al Espíritu Santo y a su guianza en segundo y hasta tercer grado, y eso hace que solo por la misericordia de Dios, muchos seguimos de pie, delante de Dios, sirviendo aun, pero la bendición, y el privilegio de darnos cuenta de esto.

 

Es necesario que todos los que servimos a Dios, entendamos cuales son nuestras responsabilidades, y compromisos que debemos de tener, (debemos de asumir) delante de Dios.

 

1.    Primero debemos de ser responsables, responder a esa obediencia que Dios nos pide, sumisos y sujetos a lo que el Señor demanda de los que le servimos. Y comprometidos con nosotros mismos, el comprometernos con nosotros mismos, nos da por resultado, la honestidad, la integridad, la estabilidad en nuestra fé, la personalidad y muchas cosas más, es un reto personal, e individual de cada uno.

2.    Comprometernos con Dios. Él hizo un nuevo pacto con nosotros por medio del Señor Jesucristo, y nosotros sus siervos, no debemos defraudar al señor Jesucristo, ni a su Espíritu Santo, delante de la presencia del Padre, sino que debemos honrar ese privilegio que nos dan para servir y debemos de hacerlo con dignidad. Nuestro Dios a hecho un compromiso con el mismo y con nosotros para bendecirnos, y que su palabra tenga cumplimiento en los que servimos por gratitud, por amor y por obediencia, por eso todas las cosas obran para bien, a los que aman al Señor, y conforme a su voluntad han sido llamados.

3.    Debemos de comprometernos con la familia. la familia debe dar testimonio del compromiso  Que tenemos y hemos hecho con Dios el compromiso que se hace con el esposo o la esposa, es serio, e importante y para toda la vida,  pues el compromiso con Dios debe ser mayor, el compromiso es un misterio. Misterio que los únicos que lo sabemos somos los que lo hemos hecho y los que conocen nuestra intimidad (la familia) debe tener ese testimonio de que no nos estamos engañando, esto no es de empezar y dejarlo. Cuando queremos o a la hora que queramos. El que pone su mano sobre el arado y mira hacia atrás no es digno del reino, y de ser discípulo, servidor del reino, todo aquel que dice señor al señor, y que no le cumple al que lo llamó, a los primeros que daña después  de él mismo, es a su propia familia.

 

 

4.    comprometidos con la iglesia:

Los que entienden este compromiso que se hace con el Señor, no se traicionan así mismo, ni hacia Dios, ni a su familia, ni a nadie más. Que cada día se va ganando la confianza de los que le rodean, y crece la intimidad con Dios de tal manera que  es necesario tener cuidado de no hurtarle la gloria a Dios, y no permitir que nos idolatren, porque un siervo de Dios que demuestra que esta comprometido con su creador y con todo lo que le han confiado, va ha demostrar cosas tan gloriosas en su vida que todo lo que hace tendrá prosperidad y edificará a todos los que le rodean.

 

Su copa esta rebosando, lleno del Espíritu no acepta en él por ningún motivo la pereza, no la negligencia, sino que se convierte en benigno y bondadoso, dando la propia vida a Dios, al ministerio, a su familia, y a la iglesia del señor.

 

Estos son unos de los siervos del Señor que asumen responsabilidad, y la calidad de       ministros a los que el Señor les dice: vosotros mayores cosas que yo aréis.

 

Ahora muchos se autonombran y se dicen ser esa  clase de siervos de Dios, pero se acomodan al tiempo que ellos quieren servir, y no demuestran ese poderío, que el Espíritu Santo da, al dar el privilegio de amar y servir a Dios antes que a los hombres, y de honrar y darle su tiempo ha Dios antes que a las criaturas de Dios.

 

CONCLUSIÓN:

 

El compromiso que tenemos con Dios y la responsabilidad de entregar cuentas a Dios de todo lo que él nos da, si logramos entenderlo y valorarlo asiendo la voluntad de Dios estaremos dentro de los escogidos que van ha ser coronados y dentro de los siervos a los que le decían: -buen siervo y fiel por lo en lo poco has sido fiel en lo mucho te pondré-.

 

En cualquier empresa o trabajo que necesita desempeñar, hacen un compromiso que tienen que cumplir con responsabilidad, y si no cumplen, te despiden y te quitan el trabajo;  si el patrón injusto paga a sus empleados, cuanto mas el Dios justo a los que obedecen, a los justos, a los comprometidos responsables les dará lo que con toda justicia merecen. por eso nuestro compromiso de servir a los santos. Hagámoslo entre Dios y  nosotros mismos para que nuestra fe tenga el  cumplimiento de la promesa de Dios.

 

 

 

 

ATENTAMENTE:

 

 

 

DR. Y APOSTOL: GUILLERMO OLGUÍN SAUCEDO.

 

 

 


Regresar al Menu Principal          Regresar al Menu de Estudios          Ir a Estudio Siguiente>>


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=