Ministerios Elohim

Padecimientos por causa del Señor

Regresar al Menu Principal          Regresar al Menu de Estudios          Ir a Estudio Siguiente>>


 

PADECIMIENTOS POR CAUSA DEL SEÑOR.

 

Y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. Mat. 10:38 

 

Cuando el servicio no se hace de corazón, con alegría, con gozo y con gratitud a Dios, esto se hace cansado, aburrido, y sufrido. Porque no se ha renunciado a uno mismo, porque creemos que merecemos mas, porque nos falta amor a la obra del Señor, y reconocer que para eso nos escogieron, de Saulo de tarso el Señor dijo: Hech. 9:16  Porque yo le mostraré cuánto le es necesario padecer por mi Nombre”.

 

  1. 1Pe 2:19- 20 “Porque esto merece aprobación, si alguno a causa de la conciencia delante de Dios, sufre molestias padeciendo injustamente”. Pues ¿qué gloria es, si pecando sois abofeteados, y lo soportáis? Más si haciendo lo bueno sufrís, y lo soportáis, esto ciertamente es aprobado delante de Dios.

 

  1. 1Ped. 4:15-16 “Así que, ninguno de vosotros padezca como homicida, o ladrón, o malhechor, o por entremeterse en lo ajeno; pero si alguno padece como cristiano, no se avergüence, sino glorifique a Dios por ello”.

 

  1. Mat. 5:11-12 “Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo.  Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas  que fueron antes de vosotros”

 

  1. Col 3:23-24 “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís”.

 

  1. Fil. 1:29  Porque a vosotros os es concedido a causa de Cristo, no sólo que creáis en él, sino también que padezcáis por él”.

 

Tenemos varias  batallas que padecer y estamos  programados para llegar  a ser mas que vencedores y ganarlas. Esta es una fe, una seguridad que todo cristiano  que es fiel al Señor debe tener, porque el no creerlo así es como no creerle a Dios lo que el dice y nos promete, el Señor nuestro Dios, siendo veras en todas las cosas, el cumplirá con lo que ha dicho, y una de las cosas que nos dice. Es que no hay justo desamparado ni hijo de Dios que mendigue pan.

 

Todo aquel, sea hombre o mujer que quiera servir a Dios o sea llamado a servir a Dios en alguna función específica debe saber que entre mas grande sea el privilegio de servir mayor será el padecimiento.

 

Los que hacen poco o sirven poco, es poco el padecimiento que sufren, porque deben de dar tiempo ha ese servicio, y tienen que dejar de hacer otras cosas y enfrentar el compromiso que hacen con Dios. Entre mas tiempo se le da al Señor y ha su obra, menos tiempo tiene para hacer cosas de este mundo.

 

Todos debemos de saber, que cuando el Señor dice: que las pruebas acarrean la paciencia, es porque todos vamos a pasar pruebas, porque las pruebas hacen también que crezca la fe, y el amor hacia Dios, y las pruebas originan padecimientos. (Romanos  5:3-5)

 

Si preguntamos ¿Quién quiere servir?

 

Todos vamos a contestar nadie, pero el apóstol Pedro, escribe y dice: si sufrís por ser  malos, es mejor sufrir por ser bueno.

 

Y el Señor nos aconseja, escóndete un poquito hijo mío, mientras pasa la aflicción, y habiendo acabado todo seguid adelante.

 

El apóstol Pablo decía: que sus padecimientos (prisiones), eran de beneficio para que los hermanos cobraran ánimo, y para el crecimiento (progreso) del evangelio. FILIPENSES  1:12-14 “Quiero que sepáis, hermanos, que las cosas que me han sucedido, han redundado más bien para el progreso del evangelio,  de tal manera que mis prisiones(B) se han hecho patentes en Cristo en todo el pretorio, y a todos los demás.  Y la mayoría de los hermanos, cobrando ánimo en el Señor con mis prisiones, se atreven mucho más a hablar la palabra sin temor”.

 

Los verdaderos siervos de Dios, se conocen por que toman la decisión de tener el mismo sentir del Señor Jesucristo y siempre buscan como agradar a los demás, FILIPENSES 2:4-8.  No mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros.   Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,  sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres;  y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

 

CONCLUSION.

 

Esto no puede ser posible si no nos negamos a nosotros mismos, si no tomamos nuestra cruz diariamente, la cruz es símbolo de padecimiento, de vituperio, de burlas, de aflicciones.

 

Todo aquel que quiera salvar  su vida, viviendo y agradándose en el mundo la perderá, pero todo aquel que renuncia a su propia vida para dársela al Señor, la salvara. Todos los que debemos deleitarnos en los padecimientos por causa del Señor, debemos decir; con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mi, que la vida que vivo en este mundo (en esta carne) la vivo por la fe, en el hijo de Dios, en cual murió por mi.

 

Todos los que servimos al Señor, estamos llamados a padecer por causa de la justicia, por causa del Señor, pero los deleites también  son mayores, más grandes y eternos.

 

Si no estas dispuesto a esto, toma tu privilegio pero en lo que crees que puedes soportar lo que Dios mande a tu vida.

 

 

 

¡ALELUYA! AMEN Y AMEN.

 

 

 

ATENTAMENTE:

 

_____________________________________________

DR. Y APOSTOL: GUILLERMO A. OLGUIN SAUCEDO.

 

 

 


Regresar al Menu Principal          Regresar al Menu de Estudios          Ir a Estudio Siguiente>>


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=